Secciones
Síguenos en:
EL OLIVO HACE FLORECER LA LIRA

EL OLIVO HACE FLORECER LA LIRA

La economía italiana recibió con optimismo el holgado triunfo de la coalición de centro-izquierda El Olivo , en las elecciones legislativas celebradas el pasado domingo 21 de abril.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
29 de abril 1996 , 12:00 a. m.

El ansia de un Gobierno estable después de años de incertidumbre política dominaba las esferas económicas del país.

La moneda italiana, la lira, extremadamente sensible a los vaivenes de la poíitica protagonizó una remontada histórica.

Se cotizó a 1.022 liras por marco, en la apertura del mercado europeo de divisas, frente al cambio de 1.042 unidades por marco que registró el viernes antes de los comicios.

El índice Mibtel de la Bolsa de Milán superó la barrera de los 10.000 puntos, para acabar cerrando con una espectacular subida del 4,93 por ciento.

La Bolsa milanesa marcó un máximo anual finalizando la jornada en 10.490 puntos.

Por mayoría La alianza progresista encabezada por Romano Prodi alcanzó la mayoría absoluta en las dos cámaras del Parlamento, gracias al apoyo condicional del partido comunista (Refundación Comunista), y una vez más puso en entredicho la credibilidad de las encuestas y sondeos, que auguraban un empate entre El Olivo y el derechista Polo de la Libertad de Silvio Berlusconi.

Si bien la izquierda consiguió la mayoría de los votos en las elecciones italianas, la coalición El Olivo no ha podido derrotar por sí sola al partido de Silvio Berlusconi, y para gobernar necesitará el apoyo de los comunistas, convertidos en los nuevos árbitros de la situación política italiana.

Lo ajustado del resultado y las discrepancias entre El Olivo y Refundación Comunista hacen que un eventual acuerdo de gobierno entre estas dos formaciones izquierdistas resulte cuando menos inestable y por tanto no se excluye una nueva convocatoria a las urnas en pocos meses.

Aliado económico Los partidarios de El Olivo aseguraron buenas perspectivas económicas a sus electores al contar con la mayoría absoluta que dejará maniobrar sin contratiempos en el parlamento.

Aunque Romano Prodi, futuro primer ministro, como Massimo D Alema, su principal asesor, no escondieron su preocupación por el decisivo peso de los votos de los comunistas de Refundación en la formación de esta mayoría.

Prodi aseguró que no se cambiará el programa del Olivo, porque es la confianza en el programa lo que les ha dado la victoria, para decir que no hará concesiones a sus socios comunistas.

Massimo D Alema anunció que lo que sí cambiará de su partido, el PDS, será el símbolo con la hoz y el martillo.

Un detalle lleno de interés: justo cuando se alían para gobernar con sus antiguos compañeros de viaje del PCI, deciden prescindir del símbolo del comunismo.

El derrotado El gran derrotado de la cita electoral fue el Polo de la Libertad del ex primer ministro y magnate de la comunicación, Silvio Berlusconi.

Al igual que en España las encuestas difirieron ampliamente de los resultados finales.

Lejos de lograr la ajustada victoria que le concedían los sondeos en la Cámara Baja, la coalición de centro-derecha obtuvo 246 diputados, mientras que en el Senado se quedó con 116 escaños, 51 menos de los que consiguieron aunar El Olivo y Refundación Comunista.

El partido de Berlusconi se jugaba el sábado, antes las elecciones, en la ciudad de Milán, parte de los votos del domingo: cosa que tampoco pudo ser. El primer equipo de fútbol de la ciudad, propiedad del telemagnate Silvio Berlusconi, empató con el equipo del Torino, aplazando una semana más la obtención del ansiado scudetto.

El cavaliere no pudo disimular su contrariedad en la noche de la derrota electoral: !Si hubiera ganado el Milán La jornada dominical de Calcio, la primera pasión de los italianos, superior incluso a la de ir a votar, fue adelantada al sábado para que no interfiriera en los resultados electorales.

Sin embargo, todos los asesores de Berlusconi esperaban que su equipo, el Milán, confirmara ese día su título de Liga para aprovechar la circunstancia como arma electoral de última hora.

Pese a la derrota, el Polo y la Lista Pannella, suman más votos que el Olivo y el PRC.

El líder de Alianza Nacional, Gianfranco Fini, tampoco pudo esconder su desilusion. Su partido esperaba una escalada triunfal, pero aunque los datos le otorgan un importante avance, no ha conseguido ni pisarle los talones a Fuerza Italia.

Las críticas -Massimo D Alema, líder del ex comunista PDS, el partido mayoritario de la coalición, no tuvo reparos hace días en fijar la duración de un gobierno de este cariz: solo dos meses.

-Un gobierno del Olivo nacido con el apoyo de los comunistas, acabaría siendo un títere en manos de Bertinotti, según temen los propios líderes de la coalición.

-Romano Prodi aseguró que su coalición gobernara para todos los italianos, mientras que Massimo D Alema hablaba de una clara victoria.

-Las dos coaliciones han hecho solemne juramento de que no tratarán de aliarse con Bossi, sea cual sea el resultado final de las elecciones.

-La cita electoral estaba dominada por la voluntad de que las elecciones resuelvan la situación política y alejen la amenaza de una parálisis institucional de graves consecuencias, pero el ajustado resultado arroja la sombra de un gobierno de difícil supervivencia y una posible nueva convocatoria electoral.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.