ROSALBA HA DADO VIVIENDA, PERO VIVE EN ARRIENDO

ROSALBA HA DADO VIVIENDA, PERO VIVE EN ARRIENDO

Ha contribuido a darle vivienda a 250 familias necesitadas de Risaralda y trabaja para que otras 45 tengan techo, pero vive en arriendo. Ya llegará. Todo llega en su momento y en su hora. No hay afán , responde Rosalba Henao Rojas, de 57 años, cuando alguno de sus hijos le pregunta por qué, justo ellos, no tienen casa propia.

16 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Doña Rosalba, que desde hace veinte años se dedica a las labores comunitarias en Risaralda y últimamente en Belén de Umbría (Risaralda), acaba de ser elegida la Mujer del Año en Risaralda.

Su labor durante la cual ha entregado casas, apartamentos y lotes con servicios a 250 familias fue resaltada el 29 de noviembre pasado por la Caja de Compensación Familiar de Risaralda, entidad organizadora del concurso que a partir de este año institucionalizará el premio a la mujer más destacada del departamento.

La estatuilla de la danzarina desnuda, un poco impúdica para doña Rosalba, y el medio millón de pesos, premios por su meritoria labor, fueron entregados por el gobernador Roberto Gálvez Montealegre.

Doña Rosalba llegó a la final con la fundadora del Voluntariado Atardecer, Rosa Emilia Flórez de Arango; la coordinadora de actividades especiales en favor de los ancianos, María Sergina Márquez, y la directora del Colegio Cristo Rey, de Dosquebradas, hermana Ester Libreros. Ella representará a Risaralda en el concurso Mujer del Año de Colombia , que se realizará en marzo próximo en Bogotá con la organización de la Caja de Compensación Familiar (Cafam).

Doña Robalba nació en Palestina (Caldas) hace 57 años. De su matrimonio, del cual enviudó hace ocho, le quedaron seis hijos. Seguramente habría conseguido su vivienda si no hubiera abandonado su máquina de coser, las telas, agujas y dedales. Sin embargo, decidió dedicarse a tejer las esperanzas de vivienda de los más pobres de Belén de Umbría. Allí trabaja para que otras 45 familias tengan techo, tal como ya sucedió con 250.

Esa decisión la tiene viviendo en arriendo en el barrio El Prado, en la casita que las Empresas Públicas de Belén de Umbría le adjudicó a uno de sus hijos. En 65 metros cuadrados, en donde se levantan tres habitaciones y el área de servicios, doña Rosalba vive con sus cuatro hijos, su nuera y cuatro nietos. En sus ratos libres, ella y sus hijos levantan en uno de los 45 lotes de la vereda Arenales la que será su casa. El propósito es que cuando los otros dos hijos regresen de Manizales y Pereira puedan llegar a un sitio propio.

Su labor comunitaria la puso, desde hace cuatro años, como presidenta de la Asociación Provivienda Arenales (Aprovivar), una asociación cívica para gestionar ayuda para vivienda proveniente del municipio y del Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana (Inurbe).

Su labor comunitaria, recuerda doña Rosalba, se inició hace más de 15 años. Mucho antes de que monseñor Rigoberto Corredor, actual administrador de la Diócesis de Pereira, la encontrara en San Antonio del Chamí, en los límites con Chocó, confeccionando ropa para regalárselos a los nativos.

En su trabajo comunitario no han faltado los obstáculos, ni tampoco los coqueteos de políticos en busca de votos. Pero ni unos ni otros la han doblegado. Eso hizo que la Gobernación de Risaralda le brindara apoyo, por intermedio de la Coordinación de Vivienda y del Fondo Rural Integrado (DRI), para un programa de microempresa en Belén.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.