Tras 8 años preso, absuelto el general Uscátegui por masacre de Mapiripán

Tras 8 años preso, absuelto el general Uscátegui por masacre de Mapiripán

La masacre de Mapiripán, que en 1997 marcó la avanzada de los paramilitares de Carlos Castaño hacia los antiguos ‘santuarios’ de las Farc en el suroriente del país, dejó de pesar anoche sobre los hombros del general Jaime Humberto Uscátegui.

29 de noviembre 2007 , 12:00 a.m.

La absolución del general por esa matanza, que dejó al menos 50 muertos y desaparecidos en las riberas del río Guaviare, la decidió Óscar Jaimes, juez noveno especializado de Bogotá, dos años después de la última audiencia del juicio, que es el único que se ha realizado en el país contra un general por supuestos nexos con los paramilitares.

Preso desde 1999 La libertad le llega a Uscátegui ocho años y seis meses después de que un fiscal de derechos humanos ordenó su captura por los delitos de omisión, homicidio y secuestro.

El juez, de todos modos, lo condenó por falsedad documental, pues se demostró que Uscátegui presionó a uno de sus oficiales para que cambiara un informe enviado a su comando por los días de la masacre.

Le impuso una pena de 41 meses de prisión que ya cumplió y por eso desde hoy, apenas se notifique de la sentencia, quedará libre.

En su primera declaración tras la noticia, que el país conoció a través de eltiempo.com, reconoció que el fallo lo cogió por sorpresa. “No tenía ni idea. Lo importante es que me absolvieron, gracias a Dios –le dijo a EL TIEMPO desde su sitio de reclusión, en el Cantón Norte, en Bogotá–. En el proceso había pruebas que demostraban mi inocencia y que el juez tuvo en cuenta para tomar su decisión”.

Aunque la investigación demostró plenamente que los paramilitares no encontraron en las tropas acantonadas en esa zona ninguna resistencia y que por el contrario les abrieron camino, el juez consideró que Uscátegui, que era comandante de la Brigada VII, no participó en el plan criminal que movió a unos 180 paramilitares desde Urabá, en dos aviones, hasta el otro lado del país.

En cambio, en una decisión que podría enredar a otros altos oficiales, el juez ordenó investigar a todas las autoridades militares, policiales y civiles de Apartadó y Necoclí, los dos municipios de Urabá de donde salieron los asesinos; y de Mapiripán y varios caseríos entre Meta y Guaviare por donde los criminales se movieron libremente.

El coronel Hernán Orozco, que está prófugo, fue condenado a 40 años por la matanza. Es la misma pena que recibieron los paramilitares, entre ellos Miguel Enrique Vergara, ‘Cepillo’, que cometieron directamente los asesinatos.

Otro coronel, Lino Sánchez, murió cuando estaba detenido por el caso.

Según la sentencia, conocida por este diario, “hay evidencia sólida de que existió una relación de militares con grupos de autodefensa para cometer la masacre”. El juez, de hecho, habla de “complacencia” hacia los asesinos.

Sobre Uscátegui, la sentencia asegura que no hay pruebas ni testimonios sólidos para condenarlo por los hechos.

Paradójicamente, la Justicia Penal Militar había condenado a Uscátegui en el 2001 por prevaricato por omisión en el mismo caso.

En ese momento, además, lo separó definitivamente de las Fuerzas Militares.

Por una tutela, pues se trataba de un grave caso de derechos humanos, la Corte Constitucional ordenó a finales de ese año que la justicia ordinaria asumiera el conocimiento del proceso contra Uscátegui por Mapiripán, que ayer terminó con la declaración de inocencia del general.

Cuando Castaño se metió en la casa de las Farc .

La de Mapiripán fue la primera masacre de los grupos paramilitares en el sur del país, territorio que por décadas ha sido fortín de las Farc.

Los hechos ocurrieron desde el 12 de julio de 1997, cuando 30 hombres de las autodefensas de Córdoba y Urabá, enviados por Carlos Castaño, viajaron en dos aviones, un DC-3 y un Antonov, hacia San José del Guaviare, con la complacencia del Batallón de Infantería No. 19 del Ejército.

Los hombres fueron transportados a la Inspección de Charras y en este punto se les unieron otros 150 ‘paras’ de los Llanos y el Guaviare. El día 15 llegaron en lancha a Mapiripán. Las Auc estuvieron seis días en la población.

Una de las primeras acciones que realizaron fue bloquear las vías de salida y las oficinas públicas.

En el expediente del caso se reporta que los ‘paras’ degollaron a dos personas y asesinaron a comerciantes y funcionarios públicos.

Cuentan que un habitante fue herido y lanzado al río. Un vecino le prestó ayuda y lo rescató, pero los ‘paras’ obligaron a devolverlo al afluente.

Durante el tiempo que estuvieron en Mapiripán, también ejecutaron a varios pobladores del corregimiento La Cooperativa.

Por esta masacre, un juez de Villavicencio condenó el pasado 8 de octubre a Francisco Gómez, Arnoldo Vergara, el ‘Mochacabezas’, y a Leonardo Montoya a una pena de 40 años de prisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.