BIENVENIDOS AL PASADO

BIENVENIDOS AL PASADO

Con el formidable triunfo de nuestro viejo amigo el doctor Rafael Caldera, vuelve a la presidencia de Venezuela un pasado bueno y necesario. Mientras aquí no ha resultado aquello de bienvenidos al futuro . Mejor dicho: volvemos a los que pasamos la barrera de los 70 años, encabezados por el prodigioso Juan Pablo Segundo. Me tocó en suerte conocer al doctor Caldera cuando vino invitado por el presidente Carlos Lleras Restrepo a la celebración del sesquicentenario de la jornada libertadora de Boyacá. Y sufrimos todos el tremendo aguacero que cayó sobre el histórico sitio. Por eso decía más tarde el presidente Caldera que jamás olvidaría la batalla naval del Puente de Boyacá .

16 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Y precisamente esto me lo recordaba cuando me invitó a la conmemoración de la histórica batalla naval del lago de Maracaibo. Ganada, como el mismo Caldera lo dijo, por el heroico Almirante colombiano José Prudencio Padilla . Allí ha debido Colombia erigir un monumento digno al valiente compatriota y propusimos lo hiciera Arenas Betancourt. Pero el gobierno de Pastrana apenas llevó un bustico de Padilla, empacado en un cajón de bocadillos.

En Tunja, ese 7 de agosto de 1969, les tocó también a los presidentes Lleras y Caldera aguantar, en la Casa del Fundador, el insólito discurso del delegado personal del Generalísimo Franco de España, señor Aznar, quien culpó agriamente al coronel Barreiro por haberse dejado derrotar en Boyacá.

Y luego el presidente Caldera me pidió llevarlo sigilosamente a conocer la Iglesia de Santo Domingo, que le pareció maravillosa. Meses más tarde, cuando viajé en el velero Gloria a La Guaira, le llevé un cuadro en colores de tan valiosa reliquia colonial con la Virgen de Chiquinquirá, de la que es muy devoto el doctor Caldera.

Los presidentes Lleras y Caldera estrenaron nuestro bello Hotel Sochagota en Paipa. Allí pernoctaron y conocieron la maqueta del monumento que Rodrigo Arenas Betancourt estaba realizando en el Pantano de Vargas.

El Sochagota es el único hotel en Colombia inaugurado por dos ilustres mandatarios de América. Y allí firmaron la célebre declaración de Sochagota y se inició el litigio de las aguas marinas y submarinas.

También recuerdo que el doctor Alvaro Díaz le dijo al presidente Lleras que debían dejar tan enojoso asunto entre una nevera. Y esto lo repitió años más tarde Luis Carlos Galán, cuando propuso congelarlo por 50 años.

Ojalá pudiéramos volver a reunir en el Hotel Sochagota de Paipa a Rafael Caldera y Carlos Lleras Restrepo, para decirles emocionadamente: bienvenidos al pasado .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.