COLOMBIA SE LLENÓ DE IMPORTADOS

COLOMBIA SE LLENÓ DE IMPORTADOS

Whirpool, Kentuky Chicken, Benetton, Polar, Tavria, Ford, Dove, son algunas marcas internacionales que han inundado el mercado colombiano en diferentes sectores. La apertura de la economía colombiana y la internacionalización de los nmercados ha ampliado los horizontes y las posibilidades de los consumidores nacionales.

15 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La importación de productos del extranjero, más que una moda, es hoy una exigencia del mercado y una posibilidad de crecimiento y desarrollo de la propia industria nacional que, exigida por la competencia foránea, invierte cada vez más en materias primas y maquinaria industrial. Cifras contundentes Las cifras así lo comprueban. En 1991 los registros de importación sumaron 7.226 millones de dólares. El año pasado las importaciones crecieron 47 por ciento, al pasar a 10.636 millones de dólares. Este año el crecimiento de las importaciones es de 21.2 por ciento hasta noviembre, cuando totalizan 11.777 millones de dólares.

En solo el mes de noviembre, las intenciones de importar sumaron US$1.074.8 millones, 10.9 por ciento más que el mes anterior. Destino asegurado Un dato interesante de los registros de importación hasta noviembre es el que tiene que ver con el destino de las importaciones. El 40.7 por ciento son materias primas y bienes intermedios, especialmente para la industria. Los bienes de capital participan con el 34.2 por ciento, lo que demuestra que sí se están dando los procesos de reconversión industrial en las empresas nacionales y que sí se está mejorando la calidad de lo productos colombianos. Los industriales parecen entender que la competencia en un mercado abierto se da en precios y calidad.

Un 22.4 por ciento del total de las importaciones corresponde a bienes de consumo, un renglón en alza en los últimos meses. La prueba de ello está en supermercados y almacenes de cadena, inundados de productos importados de todas las marcas.

Las cifras de la Aduana, otro cuento La entidad encargada de confirmar estas cifras es la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), cuyas estadísticas reflejan (o deben reflejar) el monto real de las importaciones.

El último, y único reporte suministrado por la DIAN y el DANE corresponde al primer semestre de este año. Estas cifras, que muchos sectores consideraron sobreestimadas, revelan un crecimiento del 78 por ciento de las importaciones durante los primeros seis meses de 1993. El total de importaciones según DIAN-DANE en el primer semestre es de 5.191 millones de dólares. A pesar de que el Incomex mantiene un registro actualizado de los registros de importación, éstos apenas alcanzan a medir una primera intención de importar. El problema grande se presenta a la hora de los balances reales, pues ni la DIAN ni el DANE mantienen una estadística real del total de productos importados por el país. El acuerdo establecido entre el Incomex y la DIAN para suministrar cifras confiables en un período muy corto de tiempo, es una perspectiva interesante. Ojalá y se dé, para bien del propio país, que a estas alturas, tras la firma de convenios comerciales con Chile y Mexico (G-3), requiere más que nunca un indicador real de su balanza comercial. (RECUADRO MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.