MIS AGUINALDOS

MIS AGUINALDOS

Luis Miguel Dominguín, papá de Miguel Bosé, fue gran figura del toreo. Dominguín dijo hace años esta frase en reportaje para EL TIEMPO: A los toros bravos como a los problemas de la vida, hay que tirarles el capote a tiempo... Pues le tiró el capote a un problema grave que tiene un hermano mío de 44 años a quien solicita un juez para que responda por enriquecimiento ilícito. Lo escribo muy clarito: la justicia está en su pleno derecho de llamarlo y soy absolutamente incapaz de pensar que con él están cometiendo un error. Lo siento mucho por mis queridas hermanas, mis sobrinas y por mi atribulada madre que, a sus 85 años y con muy mala salud, tiene que digerir este desagradable aguinaldo decembrino. Lo siento por él, hermano de mi sangre y mis afectos, que llevado por delirios de grandeza o por una biografía de Imelda Marcos, transitó, hasta hace unos años, por terrenos no muy claros. Que responda ante la ley y ojalá que otros aprendan la lección! Lanzándole un abrazo de solidarid

15 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Estamos en Navidad. Ojalá ustedes los pudientes le regalen algo decente a los niños y ancianos que andan indefensos. Si lo hacen, de pronto se ganan una rebajita en la temporada del infierno.

Siguen los aguinaldos. Mi regalo serio es para mi leal empleada Lucecita Chacón, que maneja mi casa y me aguanta mis insoportables necedades desde hace nueve años. Para ella reservé un mes completo de prima porque no quiero ser como muchos de ustedes que son tacañísimos con los celadores y las empleadas domésticas que les sirven todo el año con asombrosa lealtad.

Repartí regalos: al serio y eficiente ministro Rafael Pardo Rueda, un catálogo de ferias y rumbas en Colombia para que asista a todas. Ya ven que por juicioso y trabajador, casi se despide de este tormentoso mundo. Moraleja: si el ministro Rafael Pardo quiere llegar a los 97 años, tiene que trabajar menos y no perderse fiesta.

Siguen los aguinaldos: A César Gaviria le envié un libro que me regaló Paola Turbay: Historia de la vida privada; son 1.787 páginas y como Gaviria se despide del poder, tendrá tiempo libre para leerlo y hasta para escribir sus Memorias. A mi alcalde Jaime Castro, otro libro: Cómo gobernar a Bogotá y no morir en el intento. A don Gabo-Nobel García Márquez, un suéter menos rojo y tropical que el que llevó el domingo a toros representando a los ecologistas.

Estamos en Navidad y ojalá que el Niño Dios no llegue por tierra porque si cae en un hueco nos montan un escándalo mundial. Estamos en Navidad y pidamos al alcalde Jaime Castro que, con la ayuda del Divino Niño, nos libre de trancones y basuras. Que sigan los villancicos y que suene El tamborilero que bien lo canta el incansable Raphael!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.