LA FÓRMULA DEL LIDERAZGO

LA FÓRMULA DEL LIDERAZGO

Hace trece años Pan Alemán llegó y se quedó en los hogares colombianos. Todo comenzó como una aventura. Un ciudadano germano decidió que ese alimento debía tener un toque diferente y eso lo motivó a crear una innovadora receta.

14 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Con un proceso natural, sin químicos, sin margarinas, ni azúcares y con varios cereales, pocos edulcorantes y grasas, comenzó el experimento que luego se transformó en un producto de gran calidad.

Y es que los cereales empleados para hacer el pan Alemán, permiten mantener una buena salud. Su contenido de fibras ayuda a la digestión y a la nutrición del consumidor.

Claro que la variedad de los panes que se distribuyen en las siete sedes de Bogotá, es uno de los aspectos que más llama la atención de la gente. Allí, encuentran un producto para cada gusto: hay 54 clases de pan.

Entre los más pedidos están los de seis granos y el de cinco granos con ingredientes como el centeno, el girasol y el ajonjolí, que tienen la particularidad de combatir el estreñimiento.

Además, en la sección de Pastelería, existe una gran variedad de bizcochos y ponqués, de acuerdo al pedido y las características que el cliente necesite.

Quienes por tradición ya conocen los productos de pastelería, reconocen que el sabor es diferente a todos los demás y único en el país.

Y no es para menos. El secreto de Pan Alemán es que prepara esos productos con técnica alemana y austriaca.

Más que un pan...

Sin embargo, el plan de Pan Alemán no era simplemente crear una receta diferente en el país, sino que la gente lo pudiera adquirir con gran facilidad en varios puntos de venta.

El primer local que abrieron fue el de la calle 76 con carrera 16. En poco tiempo, la calidad de sus productos atrajo a miles de personas del sector y otras zonas del norte de la ciudad.

Así que el éxito no se hizo esperar. La demanda aumentó y la producción también.

Entonces, nació un nuevo proyecto en Pan Alemán: abrir nuevos puntos de venta, para que los consumidores pudieran comprar con mayor facilidad el... Pan nuestro de cada día .

En 1989, la industria inició una nueva era. Se trabajó con base en un concepto empresarial, que obligó a una completa reestructuración administrativa.

Posteriormente, poco a poco, los directivos abrieron los nuevos locales y la distribución se incrementó. Hoy, la empresa tiene ya 21 puntos de venta de los que forman parte Delikatesen Laterrine, supermercados Pomona y el servicio integral de Pan Alemán.

Por eso, lo que en un comienzo fue una prueba casera, tuvo altos índices de aceptación que transpasaron las fronteras. Hoy, Pan Alemán no sólo es exclusivo en Colombia, sino que hoy es considerado como único en Latinoamérica.

Los puntos de venta se han extendido. En el norte de Bogotá hay tres que ofrecen variedad de panes y que están ubicados en la Autopista Norte (Paralela) con Calle 103, en el Centro Comercial Los Héroes y en el conjunto residencial de La Colina Campestre.

Son lugares en donde se prepara un pan cuya producción es artesanal en un 89%. Y una innovadora receta que atrapó el paladar de los colombianos...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.