ASPECTOS VERDES DEL ORO NEGRO

ASPECTOS VERDES DEL ORO NEGRO

El descubrimiento del Campo Cusiana partió en dos la historia económica del país e hizo mirar con más detenimiento las posibles implicaciones económicas, sociales y ambientales de esta industria. Preocupados por conocer los principales problemas ecoambientales de la actividad hidrocarburífera y con el fin de recoger experiencias y plantear posibles soluciones, se reunieron en Bogotá especialistas canadienses, estadounidenses y colombianos en el Seminario Internacional El Medio Ambiente y la Industria Petrolera .

14 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

En este certamen organizado por la Universidad de los Andes se habló de costos ambientales, de mecanismos institucionales, de los elementos históricos de la exploración, del impacto ambiental de esta actividad, de nuevas políticas internacionales y de las soluciones técnicas para el tratamiento de aguas y lodos usados en las operaciones de taladro.

Petróleo ambiente El petróleo siempre ha formado parte de la historia y la economía de nuestro país. Los descubridores del llamado oro negro fueron realmente los indígenas Yariguíes que habitaban la región de Santander en épocas precolombinas; más tarde expedicionarios acompañantes de Jiménez de Quesada afirmaron haber visto en inmediaciones de Barrancas Bermejas una fuente de betún que hervía y corría fuera de la tierra en gran cantidad . Siglos más tarde, Lengerque hablaría de éste en sus relatos. Pero sólo hasta principios del siglo XX las actividades petroleras tomaron mayor importancia y abarcaron gran parte del territorio nacional.

El valle del Magdalena, los Llanos Orientales, el Catatumbo y el Amazonas fueron en los últimos 20 años las regiones de interés para las multinacionales que en la década del 80 se entusiasmaron con Caño Limón y se deslumbraron con el Campo Cusiana. Paradójicamente, estas actividades se adelantan en zonas con gran diversidad de flora y fauna.

El proceso de montaje de un pozo de petróleo para la exploración trae consigo un inevitable deterioro ambiental, pues es necesario deforestar extensas áreas para instalar una torre de perforación y equipar el campamento donde van a vivir entre 90 y 100 personas. Se requieren, además, grandes cantidades de agua y lodo.

Tradicionalmente, el diseño y la localización de obras de infraestructura petrolera no había involucrado, en nuestro país, variables ambientales. Es así como muchas refinerías y oleoductos ocupan y atraviesan parques nacionales, reservas naturales y cuerpos de agua.

Igualmente, cabe anotar que entre 1974 y 1990 sólo el 4 por ciento de las petroleras que funcionan en el país presentaron declaraciones de impacto ambiental. Sin embargo, las normas de control ambiental son cada vez más severas y muchas veces implican sanciones económicas.

Costos ambientales La compañía estadounidense Exxon pagó cuatro billones de dólares a un grupo de investigadores para evaluar las pérdidas económicas de la catástrofe ecológica del buque cisterna Exxon Valdez en 1989, y que cuatro años después del accidente persisten porque aún se encuentran residuos de hidrocarburo en las playas de Alaska. El medio ambiente se debe valorar hoy en América Latina como cualquier otro mercado de productos y servicios , afirma Darrel L. Hueth, catedrático de la Universidad de Maryland de Estados Unidos. En materia de costos ambientales este estadounidense asegura que los daños al entorno necesitan ser manejados, y que las compañías que alteran el medio ambiente como resultado de sus actividades de producción deben incluir dentro de sus costos reales el deterioro ambiental.

Los analistas extranjeros aseguran que se deben buscar alternativas políticas que permitan establecer niveles eficientes de contaminación, así como también aplicar el uso de incentivos o subsidios para alcanzar metas de eficiencia ambiental.

Todas estas pautas han sido denominadas por los abogados estadounidenses como la escuela del Cool Analysis . Hueth asegura que en Colombia no hay información suficiente para hacer una evaluación potencial de los daños ambientales y los costos económicos para el mejoramiento ambiental, y afirma que aquí muchos de los contaminadores son pobres, y aplicarles un impuesto podría ser inadecuado para los pequeños industriales, mas no así para las grandes compañías.

Muchas de las decisiones tomadas dentro de las etapas de exploración, desarrollo y transporte de hidrocarburos pueden, según este catedrático estadounidense, convertirse en decisiones irreversibles que afectan no sólo la ecología de la región sino que también impactan a otros sectores económicos, causando la pérdida de valores culturales en las comunidades nativas.

El impacto ambiental En muchos países del mundo se ha recomendado, dentro de los contratos, forzar a los usuarios de los recursos a que tengan en cuenta los posibles impactos ambientales negativos, ya que esto incide en la decisión de inversión y producción.

En muchas compañías existe una serie de incentivos de inversión tecnológica que pueden reducir los daños potenciales negociando un reintegro económico. Hueth asegura que con estudios geológicos, antropológicos, ecológicos y económicos se podría producir un modelo económico ecológico de sistemas tropicales que podría ser usado para calcular los daños de potencial máximo, creando un sistema de contratación que contemple legalmente la responsabilidad del daño sobre los recursos naturales.

Los estudios de impacto ambiental elaborados hasta hace poco, identificaban en forma cualitativa los impactos ambientales de las diferentes actividades petroleras, pero rara vez llegaban a dimensionarlos y mucho menos a identificar y cuantificar medidas concretas , dijo durante este seminario María Teresa Sawer, subgerente de Medio Ambiente del Inderena.

Según esta funcionaria, independientemente de todo obstáculo presentado en la gestión de conservación, se debe dirigir el ordenamiento ambiental hacia la identificación de áreas sensibles o críticas y a la restricción absoluta de intervención en zonas como los parques naturales. Del mismo modo, planteó la necesidad de desarrollar instrumentos de planificación ambiental que permitan a las autoridades ambientales involucrar conceptos como desarrollo sostenible, protección de bosques, biodiversidad y recursos naturales.

Por su parte, Alastair Lucas, catedrático de la Universidad de Calgary, sostuvo que las compañías petroleras deben seguir mostrando su acercamiento hacia el medio ambiente y que todavía tenemos oportunidad de proteger nuestros recursos naturales, especialmente en la región del Amazonas.

Finalmente, los analistas internacionales que asistieron a este seminario coincidieron en asegurar que se deben tener muy en cuenta estas experiencias para lograr una unidad entre el hombre y la naturaleza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.