SORPRESAS QUE FALTAN...

SORPRESAS QUE FALTAN...

Doctor Gómez: quién le garantiza al país que usted se queda tranquilito aquí estudiando, y no se lanza como candidato? Yo no le tengo que garantizar eso a nadie. De pronto, si tengo una propuesta que valga la pena, y me entusiasmo, pues vuelvo y juego. Juego con las personas que quieran jugar. (EL TIEMPO, 12-XII-93).

15 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Era la única frase que podía ser importante desde el punto de vista noticioso, en un reportaje con Alvaro Gómez en que estaba por medio el pacto con el entrevistador (Carlos Gustavo Alvarez) de no hablar de política.

Si después de las parlamentarias Gómez consolida una propuesta global, como él dice, capaz de ofrecerles algo a los colombianos, es indudable que la campaña electoral adquiriría una expectativa inusitada, y un interés que insisto en este momento no tiene, talvez por falta de planteamientos más concretos y controversiales por parte de los distintos precandidatos.

Es interesante ver cómo va desarrollándose el panorama político a nivel de cada agrupación. O, más que el panorama, el tejemaneje... A Andrés Pastrana le fue muy bien en la última Convención Conservadora, sin ir. Su nombre prácticamente fue aclamado en las distintas convenciones regionales, y ya se va viendo que los barones de su partido (Valencia Cossio, Villegas Moreno, Jorge Sedano, Omar Yepes Alzate y otros angelitos ) estarán a su lado. Y, por eso, el llamado sindicato de los quíntuples hizo igualmente bien en no concurrir a una reunión en la que Andrés ordenó, por debajo de cuerda, decretar la NO consulta, a pesar de que más del 70 por ciento de los asistentes eran en privado partidarios de ésta.

Mas así como Pastrana gradual y hábilmente va recogiendo la maquinaria conservadora, tampoco podría decirse que las tiene todas consigo. No tiene, en primer término, al grupo de los quíntuples, a quienes los observadores les adjudican poca fuerza política. Sinembargo, si su constancia se mantiene en el sentido de convocar una consulta para su partido paralelamente con la liberal, y en dicha consulta son capaces siquiera de recoger 500 mil votos (o más), sin duda le abrirían un boquete a Andrés, y no de cualquier tamaño.

Por otro lado, tampoco está claro el papel que irán a desempeñar en el seno de su colectividad figuras a mi juicio todas ellas presidenciables y cuyos nombres no necesariamente deberían descartarse ni ahora ni después. El conservatismo tiene voceros muy significativos, de la talla de Jaime García Parra, Rodrigo Lloreda, Augusto Ramírez Ocampo, a quienes francamente no veo en la humillación de cargarle ladrillo a Andrés, como si su capacidad intelectual y política y su prestancia realmente fueran inferiores a las que proyecta el aspirante de la Nueva Fuerza.

Me pregunto: cuál sería la forma para que el Movimiento de Salvación Nacional que encabeza Alvaro Gómez, y que deliberadamente no asistió a la última Convención Conservadora realizara una alianza con el candidato de la Nueva Fuerza? Supongo que ese único canal sería a través de Carlos Lleras de la Fuente, si Pastrana le propusiera a éste conformar una llave con él para la vicepresidencia. Lleras también en reportaje con EL TIEMPO hace dos semanas dijo que su aspiración era la presidencia, pero que no veía ningún impedimento para aceptar la vicepresidencia en esta ocasión, como puntal para alcanzar aquélla después.

Y una fórmula Pastrana-Lleras sería sin duda muy atractiva, además de que contribuiría a desconservatizar la candidatura de Andrés, que es lo que él busca. El único inconveniente que tendría tal coalición sería que dos delfines en un mismo tiquete resulta demasiado para una opinión que, con su voto, podría poner el impedimento de que no resiste más los mismos apellidos de siempre haciendo política, de acuerdo con la sentencia de Gaitán. Pastrana-Lleras: una buena fórmula (que además dejaría a Alvaro Gómez sin juego), pero que correría el riesgo inminente que menciono.

Todo esto, no obstante, no se despejará sino hasta después del 13 de marzo, cuando se sabrá si Gómez se lanza o no a la primera vuelta ( Yo no le tengo que garantizar eso a nadie ); cuando se conocerán los resultados de la consulta azul si es que la hay, y cuando Pastrana habrá de designar a su vicepresidente. Y si la consulta goda le abre un hueco, pues no tendrá más remedio que elegir a ese vicepresidente aritméticamente, como lo propio le ocurrirá al precandidato liberal que gane la consulta roja, si el segundo en esa contienda obtiene un respetable votación.

Es decir, a uno y otro tanto a Pastrana como al aspirante liberal que triunfe en la consulta seguramente no les quedará, en el fondo, alternativa distinta de la de recoger su respectivo partido, ofreciéndole la vicepresidencia no a su amigo del alma, sino al copartidario que pueda endosarle más votos. Con el fin de vencer a su verdadero contendor en la primera vuelta, así después haya segunda, en la que las alianzas jugarán papel aún más preponderante.

Mindesarrollo contesta A propósito de mi nota anterior ( Luis Alberto el travieso ), he recibido el siguiente mensaje del ministro de Desarrollo, con fecha 12 de diciembre: Estimado Roberto: Las cosas amables que tu artículo de hoy registra sobre mi persona y mi gestión, te las agradezco.

No entro a referirme a tus suspicacias, porque si algo conoces sobre mis actuaciones en el servicio público, tu obligación es mencionarlo sin equívocos, y no usar el desueto lenguaje periodístico de la insinuación.

Es cierto, ello sí, que estando en Caracas acompañé al doctor Andrés Pastrana, amigo personal y político como bien lo dices, a una audiencia con el presidente Ramón J. Velásquez, estadista por quien profeso alta admiración y quien me ha distinguido con su amistad. Dado lo sagrado de nuestras relaciones con el vecino país consideré importante que esta reunión tuviera lugar. Esta visita de cortesía fue estrictamente de carácter privado y personal.

Confío en que no me hagas crecer en problemas donde no existen.

Cordialmente, Luis Alberto Moreno Mejía Ministro de Desarrollo Económico . Respuesta inmediata: cada ladrón juzga por su condición, dijo el Ministro en declaraciones por televisión para responder la nota de este columnista. Y aunque es cierto que en el país se hacen denuncias y generalmente no pasa nada, simplemente le recuerdo al doctor Moreno que, según el decreto 482 del 85 por el cual se reglamenta el Régimen Disciplinario, en su numeral 22 prohibe a los empleados del Estado realizar funciones públicas diversas de las que legalmente le corresponden . Esto para no meterme en los vericuetos del Código Penal sobre la usurpación y abuso de funciones públicas por parte de los trabajadores oficiales que definitivamente se exceden en su cargo, pero que desde los tiempos del doctor Aramburo, los Procuradores no ven...

Yo, doctor Moreno, soy periodista y según la Constitución puedo opinar libremente, con responsabilidad, como creo haberlo hecho frente a su episodio con Andrés Pastrana en Venezuela. Como no soy Ministro no tengo por eso las limitaciones apenas naturales en actuaciones que usted considera como privadas, pero que inevitablemente se tornan públicas, por ser políticas. Y en plena campaña electoral! Quizá sea acertado aquello de que cada ladrón juzga por su condición. Solo que, en este caso, el ladrón no soy yo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.