OJO CON EL NÍQUEL

OJO CON EL NÍQUEL

El proyecto sobre regalías que ahora está al estudio del Congreso podría significar la parálisis total del sector niquelero, sumido ya en profunda crisis por la caída de los precios en el mercado internacional. El incremento del 100 por ciento en las regalías por su explotación y la forma propuesta para calcular el precio del metal en boca de mina, hacen casi imposible que un inversionista privado vuelva a pensar en ese negocio. El artículo 16 del proyecto establece que la regalía pasa de 8,0 a 12 por ciento para las nuevas explotaciones. Sin embargo, en otro parágrafo del mismo artículo se hace un aumento adicional que deja la regalía en 16 por ciento.

14 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Este impuesto se liquidará sobre el precio del mineral en boca de mina. El problema es la modalidad del cálculo. En general esta tasa se estima considerando el valor FOB (producto puesto en el puerto de salida) y se descuentan ciertos costos que generan mayor valor agregado como los de transporte y manejo portuario. Sin embargo, el proyecto en mención solo admite deducir la mitad de los costos, con lo cual se encarece notoriamente el impuesto real que deberá pagar el explotador por cada tonelada de níquel extraída.

El sistema previsto para establecer el precio base para la liquidación de las regalías, implica un aumento disfrazado en el verdadero porcentaje que se está tratando de imponer. Ello crea un desestímulo para los inversionistas en el sector y hace poco competitivas las condiciones del país para futuros desarrollos.

En tales circunstancias resulta conveniente que el Congreso de la República acoja la posición del Gobierno. El Ejecutivo ha aceptado la regalía del 12 por ciento para los contratos futuros de explotación del níquel, siempre que sea factible descontar el total de los costos para determinar el precio base de liquidación.

No obstante, el posible desinterés de los inversionistas en futuros proyectos niqueleros no es el único problema. La iniciativa está obligando a que el 40 por ciento de las utilidades que obtenga el Instituto de Fomento Industrial (IFI), como socio de la empresa niquelera Cerromatoso, se destinen exclusivamente a nuevos programas industriales y agroindustriales en el departamento de Córdoba.

Existen varias razones para oponerse a esta propuesta. La primera es que el IFI no es explotador del recurso. Es solo un accionista con total autonomía para el manejo de sus excedentes. Tampoco resulta lógico que este proyecto de ley pretenda apropiarse de las utilidades de las empresas industriales y comerciales del Estado. La Ley Orgánica de Presupuesto establece que solo el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) tiene la facultad de distribuir esas ganancias. De aprobarse así la Ley se generarían desigualdades porque no todos los departamentos tendrían la posibilidad de acceder a recursos de las empresas estatales.

Por otra parte, tal como lo ha manifestado el Ministerio de Hacienda, no se puede aceptar por inconveniente esta propuesta, ya que significaría comprometer el gasto público de vigencias futuras. Además, las inversiones que desarrolle el IFI en determinadas regiones deben obedecer a estudios técnicos y no al capricho de una Ley.

Igualmente, existen razones de conveniencia puesto que el IFI debe desarrollar sus inversiones en las regiones y circunstancias que determinen los estudios y no en la forma unilateral en que pretenden imponérselo.

Ojalá el Congreso identifique los inconvenientes señalados y haga algo por evitar que los caprichos de un influyente senador afecten todavía más la explotación y comercialización de un mineral que atraviesa por graves dificultades. Son muy válidas las consideraciones que hace el Gobierno alrededor de la manera como se deben manejar las regalías del níquel. Todavía es tiempo de que los honorables congresistas tomen nota de las mismas y hagan menos aberrante la manera como se pretende fijar normas para liquidar las regalías.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.