Carrizosa, el ganador detrás de Granahorrar

Carrizosa, el ganador detrás de Granahorrar

Detrás de la indemnización que el Estado colombiano debe pagar a varias empresas que eran accionistas de la desaparecida corporación de ahorro y vivienda Granahorrar, cuando fue nacionalizada en 1998, el gran beneficiado es un personaje de mucho recorrido en los negocios de la construcción y de la banca en el país.

20 de noviembre 2007 , 12:00 a.m.

Se trata de Julio Carrizosa Mutis, un constructor que recibirá una millonaria suma a través de algunas de sus empresas mediante las cuales controlaba a la entidad financiera en 1998.

La semana pasada, el Consejo de Estado ordenó a la Nación indemnizar a las empresas Compto, Exultar, Fultiplex e Interventorías y Construcciones, Inversiones Lieja y Asesoría e Inversiones por 224.000 millones de pesos por considerar que la decisión del Gobierno Pastrana “fue tomada sin sustento serio y contundente sobre la real situación patrimonial de Granahorrar”.

Las empresas mencionadas tenían el control accionario de la entonces corporación de ahorro y vivienda (CAV), cuando la Superintendencia Bancaria (hoy Financiera) ordenó la nacionalización por considerar que existía un detrimento patrimonial muy grande y porque los socios no cumplieron una orden urgente de capitalización por 157.000 millones de pesos de esa época.

La nacionalización de la entidad financiera se produjo en la noche del sábado 3 de octubre de 1998.

Julio Carrizosa había sufrido por esos días uno de los mayores golpes en la historia de sus negocios, que había iniciado a mediados de los años 60 en el negocio de la construcción en Bucaramanga, y se mantenía muy activo en contratos con entidades del Estado como el Fondo Nacional de Ahorro y el desaparecido Instituto de Crédito Territorial.

En 1972 nacía en Colombia el sistema Upac y surgieron las corporaciones de ahorro y vivienda, entre ellas Granahorrar, que pertenecía al Grupo Grancolombiano del banquero Jaime Michelsen Uribe.

En 1982 ese conglomerado entró en una profunda crisis y la CAV fue nacionalizada. En 1987, el Gobierno decidió venderla y fue cuando Julio Carrizosa entró como principal accionista. La CAV estuvo bajo su control hasta que fue nacionalizada en 1998. Durante los años siguientes, la institución estuvo en manos oficiales, y el 31 de octubre del 2005 el Gobierno la vendió en subasta pública al banco español Bbva por 970.000 millones de pesos.

El Bbva decidió fusionarse con Granahorrar y hoy de esa entidad ya no existe ni el nombre. Hasta el centro comercial que durante muchos años llevó esa marca, hoy solo se llama ‘Avenida Chile Centro Comercial’.

EL GOBIERNO BUSCA FÓRMULAS JURÍDICAS La decisión del Consejo de Estado de indeminzar a los antiguos accionistas de Grana- horrar causó revuelo en el Gobier- no, que está buscando salidas ju- rídicas al tema. Ayer, se estudia- ba la posibilidad de interponer una acción de tutela para evitar el pa- go de $224.000 millones que or- denó el Consejo de Estado. El lío no es de poca monta si se tiene en cuenta que esa cifra representaría un 65 % de los 351.000 millones que la Nación dispuso para atender sentencias y conciliaciones en el 2008. El ex ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, quien ejercía su cargo cuando Granahorrar fue naciona- lizada, defendió la manera como el gobierno Pastrana actuó en su momento. Dijo que de no haberse tomado esa decisión, se le hubiera generado un daño mayor al país

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.