POCOS CAMBIOS HABRÁ EN EL CONGRESO CHILENO

POCOS CAMBIOS HABRÁ EN EL CONGRESO CHILENO

El sistema electoral chileno, ideado y aprobado durante el régimen militar, es la causa de que el presidente electo Eduardo Frei y su coalición, a pesar de triunfar con mayorías holgadas, deban seguir buscando los acuerdos con la oposición, para sacar adelante sus reformas. El sistema electoral binominal sólo permite dos cupos por cada circunscripción o distrito en juego. Y tampoco es proporcional, por lo que la lista ganadora, para que saque los dos candidatos, debe obtener el 67 por ciento de los votos. De lo contrario, gana sólo un cupo, y la primera minoría, que puede tener un 33 por ciento, o menos, gana el otro.

13 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Las otras minorías no tienen derecho ntación.

En la presente elección, la Concertación, con un 55.5 por ciento de los votos, logro 70 diputados, que equivalen al 58.3 por ciento del total de la Cámara. La derecha, con el 36.6 por ciento de los votos, logró 50 diputados, que equivalen al 41.6 por ciento del total de la Cámara.

La vieja izquierda, que obtuvo un 6.38 por ciento (casi medio millón de votos) no logró ningún diputado. Otros grupos menores, tampoco.

Y paradójicamente, logrando mejor votación que en 1989, porque subió cuatro puntos (de 51.5 por ciento a 55.5 por ciento), la Concertación logro ahora sólo un diputado más, y la derecha, que subió dos puntos su votación (de 34.1 a 36.6), ganó dos diputados más que hace cuatro años.

Sistema bipartidista Objetivamente, a la Concertación le fue mejor que en 1989, pero el sistema otorga ventajas a la primera minoría y perjudica a la mayoría y a las restantes minorías. Consagra, además, una suerte de bipartidismo que no existe en Chile, un país con más de 10 partidos que están obligados a aliarse y repartirse los cupos, lo que no siempre pueden lograr los más pequeños.

Son 47 los senadores en total, 9 designados y el resto se elige cada cuatro años, de manera alternada. En las elecciones del sábado pasado se eligieron 18 cupos. La Concertación, con el 55.6 por ciento de los votos, obtuvo 9, y la derecha, con un 37.21 alcanzó el mismo número, gracias al sistema.

Con esos resultados, la Concertación puede cantar victoria porque le fue bien, pero a pesar de su evidente situación de ventaja, no logró las mayorías necesarias para las reformas. Por ello, a la hora de intentar cambios institucionales, el próximo presidente deberá recurrir nuevamente a los acuerdos con la oposición, para lograr su aprobación en el Congreso.

Integrada por fuerzas de diversas tendencias, dentro de las cuales la mayoría y más inclinada hacia la derecha es la Democracia Cristiana, de los resultados electorales se desprende un crecimiento hacia la izquierda: del Partido Socialista y del Partido por la Democracia.

De cualquier modo, los resultados la consolidan en el Parlamento y, además, la obligan a permanecer unida en el próximo gobierno, hasta el año 2000, cuando vence el período Frei.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.