VIDAS PARALELAS EN EL AGUA

VIDAS PARALELAS EN EL AGUA

Se acuerda del Tiburón González, de Helmuth Levi, de Sandra Bohórquez y de Pablo Restrepo? Si lo hizo, recuerde que fueron los más grandes nadadores que ha dado el país. Esta nota no pretende profundizar en ellos. Simplemente los toma como referencia y punto de partida para hablar de sus sucesores. Ahora, en la década de los 90, la herencia de esa raza de delfines que varias veces entregaron triunfos internacionales a Colombia se ve reflejada en Alejandro Bermúdez e Isabel Ceballos, obviamente guardando las distancias.

13 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Dos paisas de pura cepa, que con apenas 18 y 14 años, respectivamente, han logrado figurar en los primeros puestos de la natación del continente y que ahora pretenden conocer el sabor del triunfo más allá del Atlántico.

Desde luego, se espera que dentro de poco alcancen la talla de las viejas glorias ya mencionadas que no fueron los supermonstruos de las piscinas, pero sí hicieron su propia historia.

No va a hacer nada fácil, pero es seguro que trabajan para eso, con disciplina, sacrificio. Tal es así, que Bermúdez se irá en enero a probar suerte al país de los canguros, Australia. Allá tendrá la oportunidad de entrenarse con los mejores, probablemente con Duncan Armstrong, campeón mundial y olímpico, y con toda esa gama de estrellas que junto con los chinos han desplazado poco a poco a los favoritos alemanes y estadounidenses.

La corta edad de la paisita Ceballos le da un poco más de espera. Pero ojo, no mucho, porque si quiere darse a conocer entre las grandes, debe entrenarse con las ellas, con las mejores. No es una opinión, simplemente es lo que piensan los que entienden del tema. Por ahora, continuará en Medellín, en el club Pilsen, el mejor de Colombia, superando sus marcas y soñando con la ilusión de competir en unos Juegos Olímpicos.

Las historias de Bermúdez y de Ceballos tienen muchas simulitudes. Para empezar, ambos nacieron Medellín.

Ceballos sufrió de asma en los primeros años de vida. A los 4, aprendió a nadar, por casualidad. Pero después tuvo que tomar esa actividad en serio y hacerle frente a la enfermedad, por recomendación médica. Y, de pronto, le gustó y ahí va...

El gusto de Bermúdez por este deporte es casi que innato. Pero un día, cuando apenas tenía 5 años, la inmadurez propia de un niño lo hizo abandonar los entrenamientos. Pronto se dio cuenta de que no podía vivir fuera de la piscina, y empezó a darle con todo. Y como Ceballos, ahí va...

A Isabel la desvelan las matemáticas. Es la materia que desde primero elemental la llena. Piensa estudiar ingeniería, aunque aún no sabe cuál de todas las ramas. Bermúdez también vio en los números una alternativa. Por eso cursa Negocios Internacionales en Eafit, de Medellín.

Los dos tuvieron hermanos nadadores. Hoy, Bermúdez mantiene su orientación sobre la pequeña Sara, de 12 años. Su otra hermana, María Camila, nunca se interesó por nadar. La antioqueña, aunque nunca aconsejó a su hermana porque era mayor que ella, tuvo que ver con tristeza el retiro de esta, a temprana edad.

La personalidad del paisa es arrolladora. Es extrovertido, siempre está seguro de lo que dice y nunca le teme a lo que viene. Solo recuerda una vez en la que sintió miedo. Fue cuando estaba en las piscinas de Montjuich, en Barcelona (España). Ver a 20 mil personas aplaudiendo, gritando y apoyandando a los suyos, daba miedo. Fue una de las experiencias más desagradables que he pasado, sentir tanto miedo .

En otra ocasión lo que sintió fue gran tristeza. Había dado las marcas mínimas para ir a Seúl-88, pero las injusticias de la vida y el manejo que le dio el Comité Olímpico Colombiano a mi caso fue absurdo. Simplemente no me llevaron porque alegaron que era muy joven .

Introvertida y tímida a morir es Isabel. Le tiembla la voz cuando ve un micrófono enfrente de ella. Pero lo disimula, más o menos, con una espontánea sonrisa.

Para Alejo así le dicen en Medellín, lo más importante ha sido competir contra buenos rivales. Para Isabel, mejorar sus registros. Porque seguramente sabe que esa es la única forma de llegar a enfrentar a los mejores. Las dos cosas son un ciclo que Bermúdez está cumpliendo y que ahora le toca empezar a quemar a Isabel Cristina.

Mientas Bermúdez ve en Mark Spitz y a Pablo Restrepo a sus ídolos, Ceballos sueña con emular las gestas de Sandra Bohórquez, de Anita Nall o de Matt Biondi.

Qué más se puede decir de Alejandro e Isabel? Muchas cosas, pero no alcanzarían estos centímetros para contarle. Por eso, para finalizar, lea bien: Isabel no tiene novio y le gusta viajar de vacaciones a Cartagena y Santa Marta.

Su primera participación internacional fue en los Centroamericanos de Mexico-90, donde ganó dos medallas de oro en la categoría infantil-B. Después estuvo en Cuba y logró oro en 200 combinado y plata en 100 y 200 pecho. Ahora en Ponce (Puerto Rico), hace menos de tres semanas, consiguió bronce, con nuevo récord nacional, en 400 combinado. Esa vez nadó contra mujeres mayores, pero no un año, sino cuatro o cinco!, de otra categoría. Ha sido, quizás, su mejor resultado.

Alejandro Bermúdez aspira a subir al podio en los Olímpicos de Atlanta-96. Si consigue ser finalista, habrá cumplido. También terminará su carrera de negocios, que seguramente su padre Fabio (economista) le inculcó algún día. Está seguro de llegar a feliz término con las empresas del grupo Santo Domingo, por estos días o a principio del 94, el patrocinio necesario para desplazarse a Australia. Allá permanecerá hasta cuando se aproxime la Olimpiada del 96 y sepa que está listo para figurar entre los mejores. Entonces, su sueño será realidad. Y Colombia recordará por un momento aquellos años gloriosos cuando Bohórquez, Levi, Restrepo, o el Tiburón González se comían toda el agua de las piscinas para llegar primeros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.