INMIGRANTES COLOMBIANOS SE SIENTEN ACORRALADOS

INMIGRANTES COLOMBIANOS SE SIENTEN ACORRALADOS

No señora, yo sé que usted me dio estos días libres en Carnaval, pero yo mejor me quedo en la casa, la cosa está como fea afuera, mataron a esos soldaditos, mire usted la televisión, dicen esas cosas de nosotros los colombianos, yo mejor me quedo aquí, si no le importa .

12 de marzo 1995 , 12:00 a.m.

Así fue la reacción de Ana Luisa, señora de servicio de una familia clase media de Caracas, cuando se enteró de la tragedia de Cararabo, donde fueron muertos ocho jóvenes infantes venezolanos a manos de la guerrilla colombiana.

La reacción del pueblo venezolano no se hizo esperar, grafitos, opiniones agresivas en la calle. Si yo fuera presidente mandaría matar a todos los colombianos , expresó el chofer de un bus, obteniendo un aplauso de los pasajeros.

Los colombianos tienen la culpa de lo que está pasando en el país , Tenemos que sacar a los colombianos de Venezuela , Todos son ladrones , son algunas de las frases que reiterativamente se escuchan en la calle.

Incluso la palabra colombiano puede resultar hoy en día ofensiva para algunos acérrimos nacionalistas. Tan terrible verdad la vivió ayer una señora colombiana que fue a la Maternidad Concepción Palacios a buscar el certificado de nacimiento de su hija y al enterarse de su nacionalidad, el médico se lo rompió en la cara (caso que será llevado al Consulado).

Aún cuando no ha habido manifestaciones callejeras sobre el tema, el asunto ha trascendido de tal manera que incluso el Embajador de Colombia pidió a Venezuela evitar los odios y la xenofobia que surgieron tras este hecho.

Los inmigrantes La gran ola migratoria colombiana es el factor más palpable que hace surgir la xenofobia en Caracas, acrecentada por los hechos de Cararabo. Muchos temen por su situación en Venezuela.

La Junta Nacional de Colombianos en Venezuela envió un documento donde expresa que somos obreros, empleadas domésticas, plomeros, campesinos, comerciantes, profesionales, todos conviviendo bajo el suelo venezolano que parió Libertadores para unificar diversidades con respeto, hombres que no compartirían estos ni ningún hecho con los cuales corra sangre sin razón .

Para el director de la Escuela de Sociología de la Universidad Central de Venezuela, Amalio Belmonte, es absurdo creer que los inmigrantes son una suerte de ejército dentro del país y que cuando escuchen la señal saldrán a acribillar venezolanos.

Asegura Belmonte que los colombianos tienen numerosas razones, no sólo económicas, para mantener importantes vínculos con Venezuela. Se sienten más discriminados por los patronos colombianos que por los venezolanos . Estos migrantes, además, tienen hijos venezolanos.

Los colombianos de bajos recursos (la gran mayoría) sienten que han gozado de beneficios como la beca láctea, viviendas del Inavi, la educación gratuita. Según Belmonte los colombianos sólo están organizados para asuntos como financiar viajes a sus paisanos, encontrar trabajo o enterrar a sus muertos.

La migración colombiana no ha sido planificada, la gente los percibe como invasores, no están laboralmente calificados (muchos son delincuentes). El delito se percibe más cuando lo comete un colombiano .

El problema es la falla de la política sobre inmigración que ha traído una cantidad irracional de colombianos. Según Ojer El venezolano no ha mostrado nunca enemistad con los extranjeros. La desproporción de colombianos sí es un problema. Ningún país del mundo aguanta eso. Por ejemplo, la propia gobernadora del Zulia, Lolita Aniyar señaló que el lado oriental de los Montes de Oca han sido invadidos por colombianos organizados y que las propias autoridades colombianas repartieron esos terrenos que le pertenecen a Venezuela.

La otra cara Ojer nombra una cifra escandalosa: 5 millones de colombianos viven en Venezuela (20 por ciento de la población). Cifras oficiales l señalan que son 618 mil colombianos legalizados y quizás una cifra similar de ilegales.

La imagen que el venezolano tiene de cada uno de estos inmigrantes se repite Negro, ladrón y pobre .

En la década pasada había más de dos mil médicos, odontólogos y veterinarios colombianos, más de 2 mil profesores, más de tres mil arquitectos e ingenieros, entre otros profesionales.

Según la Federación de Asociaciones de Colombianos en Venezuela los colombianos llenaron muchos vacíos, vinieron muchos técnicos y profesionales que se necesitaban, también se requería de quien hiciera las labores en las casas de familia, y ese papel lo asumieron los paisanos colombianos, en el campo enseñaron muchas técnicas agrícolas y fueron los primeros profesionales contratados por Sidor .

En general, la opinión de muchos venezolanos sobre los colombianos es buena, tanto que muchas amas de casa tienen una relación cuasi-matrimoníal con su señora de servicio. Dice Mercedes (médico) SI no fuera por Alba que lleva toda la vida conmigo no hubiera podido criar a mis hijos y atender la casa con esta profesión tan apretada. Incluso ella es la madrina de mi hija menor .

Y de la xenofobia, qué? Ahora bien está originándose realmente un fenómeno xenofóbico en el país? Para Ojer, el sentimiento herido de una nación por tal acción perversa, es una reacción lógica ante una agresión . En opinión de Ojer a esto se añade que el gobierno de Colombia no ha hecho nada casi se ha reído del caso .

Belmonte explica que en Venezuela la xenofobia no tiene la magnitud de otros países, sin embargo factores como la crisis económica, una frontera de tensión y una corriente migratoria fácilmente producen una xenofobia como nunca se ha conocido en Venezuela.

Faltaba, según Belmonte la gota que rebosara el vaso, para estallar la irracionalidad xenofóbica y lo dio el hecho de Cararabo.

Según Belmonte, Nos preocupa Colombia, solo cuando ocurre un hecho como el de Cararabo, simplemente tenemos una política reactiva frente a nuestro vecino país. También ha faltado voluntad política en Colombia, hay una suerte de complacencia .

Para el expresidente de la Federación de Asociaciones de Colombianos en Venezuela, Arturo Bello Quienes mataron a los jóvenes en Cararabo no saben el daño que nos hacen...Nosotros tenemos un concepto binacional, no defendemos ni al uno ni al otro, nos duele lo que se hace contra Venezuela y también la campaña en nuestra contra porque deforma la realidad .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.