CENTROAMÉRICA, UN SOCIO CLAVE

CENTROAMÉRICA, UN SOCIO CLAVE

Las cinco naciones centroamericanas con las cuales Colombia firmará el próximo año un acuerdo de libre comercio apenas producen la mitad de bienes y servicios que fabrica nuestro país anualmente. El poder de compra del pueblo centroamericano tampoco es muy alto, con excepción de Costa Rica y el Salvador. Estos dos países son los únicos que tienen un PIB per cápita superior a los 1.000 dólares (ver cuadro).

13 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Pero a pesar de que sus economías son pequeñas, la integración con estos países es considerada estratégica, porque conforman un mercado importante para las manufacturas colombianas y permiten consolidar un bloque de influencia desde México hasta Venezuela, países con los que Colombia conforma el Grupo de los Tres.

Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua tienen un Producto Interno Bruto (PIB) conjunto de 26.440 millones de dólares, mientras que el colombiano es de 55.000 millones.

Visto desde ese punto de vista, Colombia es un gigante para estas naciones, y aún más Venezuela, cuya producción es unos 10.000 millones de dólares superior a la colombiana.

Esta diferencia en el tamaño de las economías fue el argumento que se utilizó para que Colombia y Venezuela aceptaran abrir más rápido sus mercados.

En la reunión ministerial que se realizó la semana pasada, se acordó que desmontarían la mayoría de sus impuestos de importación en un período de tres a cinco años, mientras que las otras cinco naciones lo harán en diez años.

En el campo agropecuario, el panorama es muy distinto porque este sector es muy sensible. Además, es el fuerte de los centroamericanos. Por esa razón, no se aceptaron las asimetrías.

Pero, la última palabra se dará en la segunda quincena de enero, cuando se espera dejar listo el acuerdo para la firma de los siete presidentes.

Concentración Aunque no hay proyecciones oficiales, se espera que una vez firmado el acuerdo de libre comercio, el intercambio de productos entre estas naciones registre un fuerte incremento.

De los 7.602 millones de dólares que exportó Colombia el año pasado, solo el 1,8 por ciento se dirigió al mercado centroamericano, es decir, 137 millones de dólares.

Entre los nuevos socios de Colombia, Centroamérica tiene la participación más importante, después de Venezuela, que canalizó el 9,1 por ciento de las ventas nacionales al exterior.

Chile, con el cual se acaba de firmar un convenio de complementación económica, recibe el 1,3 por ciento de las exportaciones y México, el 0,9 por ciento.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el cálculo se realiza con base en el bloque centroamericano.

Los principales compradores de productos colombianos son Costa Rica y Guatemala, que explican el 76 por ciento de las importaciones de Centroamérica provenientes de nuestro país.

La característica del comercio con esta región es que está excesivamente concentrado en diez productos, que son los que explican el 63,26 por ciento de las exportaciones.

Los artículos y el grado de concentración varían dependiendo del país de destino. El caso más evidente es el de Nicaragua. Los 6,8 millones de dólares que se exportaron a ese país se centran en un 82,51 por ciento en productos editoriales, de cartón, confecciones, calzado, candados y artículos plásticos.

El mercado más diversificado es de El Salvador. Solo el 45,01 por ciento está explicado por diez productos.

Importamos poco El panorama de las importaciones es aún menos significativo. Los ocho millones de dólares que se compraron a los cinco centroamericanos apenas sí representan el 0,13 por ciento de las compras que hizo Colombia al mundo el año pasado.

Nuevamente, Costa Rica y Guatemala son los países más dinámicos, pero sus exportaciones no superan los tres millones de dólares.

Honduras y El Salvador apenas nos vendieron 801.000 y 776.000 dólares, respectivamente, mientras que las exportaciones de Nicaragua fueron de 37.000 dólares.

Los principales productos de exportación son insumos agropecuarios, semillas y frutos oleaginosos, insecticidas, abonos, mármol, caucho, madera, cemento y crustáceos.

Para los centroamericanos, el tratado de libre comercio que se firmará el año próximo representa una oportunidad de compensar el elevado déficit comercial que tienen con Colombia (de 128 millones de dólares). Y para nuestro país, la posibilidad de entrar con preferencias a un mercado donde las manufacturas colombianas podrán hacer escuela para conquistar destinos más sofisticados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.