LA ESTRELLA DE GAVIRIA

LA ESTRELLA DE GAVIRIA

Y qué hacer con la popularidad de Gaviria? Es la pregunta en boca de todo mundo tras la muerte de Escobar, una buena y muy promisoria situación económica, con embalses en el 77 por ciento y el panorama energético relativamente despejado, y aprobado un paquete de leyes trascendentales. Seguramente se quedan otras cosas en el tintero. El Presidente ha tenido buena estrella y está coronando con éxito muchas de las metas que se había propuesto. Aquellos que le apostábamos a la impopularidad de Gaviria al final de su mandato, luego de la fuga del capo de La Catedral, un año de oscuridad y un despelote institucional generalizado, nos equivocamos de punta a punta. Puede ser insólito pero el inquilino de la Casa de Ñariño, contrario a lo que usualmente ocurre, va a terminar su Gobierno con índices de popularidad cercanos al 70 por ciento. La muerte de Escobar sirvió para disparar hacia arriba una Administración que ya venía recuperando puntos entre la opinión pública. Hay quienes dicen que

12 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

No hay duda de que a Gaviria le han salido las cosas. Obedece, además del hecho de haber tenido suerte como fue ganarse la lotería del Cusiana, a que el Presidente es un hombre persistente y tenaz. Consigue lo que se propone, no importa el costo. Cuando se le señala el poco interés que ha mostrado por la inversión social, dice, sin arredrarse, que este país tiene que lograr primero unas importantes y respetables cifras de desarrollo económico para, ahí sí, poder invertir en educación, salud y en la erradicación de la miseria. Mucho de lo que ha conseguido es producto de su impresionante capacidad para negociar con frialdad y precisión. Un hombre tan idealista como su mentor, Luis Carlos Galán, no hubiera logrado tanto en tan poco tiempo. Muchos miran su excesivo pragmatismo como un defecto pero, aunque a algunos no nos guste, sigue siendo la principal virtud del Presidente para dar hechos cumplidos no importa lo que puedan decir sus contradictores. También ha tenido una singular habilidad para manejar algo que los gringos llaman el teflon factor, que consiste en que no llega a untarse de muchas de las embarradas de su Gobierno como la fuga de Escobar, las barcazas o el apagón. Todo esto tuvo de alguna manera la complicidad de la prensa que, con excepción del diario del pastranismo, ha sido blanda y más bien complaciente con algunos de los errores atribuibles a Gaviria. Se nota la mano de los comunicadores que se echó al bolsillo, bien nombrándolos o dándoles espacios en la televisión.

Comienza a ser de tales dimensiones la popularidad del Presidente, por su gestión y por su personalidad que brilla en medio de una mediocridad generalizada en la clase dirigente, que ya no son pocos los que hablan de reelección. E inclusive de candidatizarlo para la alcaldía de Bogotá, por la claridad que tiene sobre lo que hay que hacer para sacar la ciudad de la olla. Esas manifestaciones son muy sintomáticas de que la gente se siente gobernada y de que el mandatario cumplió, para bien o para mal, con lo que prometió.

Hay quienes dicen que este hombre es de la estatura de quien en este siglo tiene los títulos de reformador y gran Presidente, Alfonso López Pumarejo. Con una diferencia: el período de Gaviria ha transcurrido en medio de unas turbulencias que no son comparables con las que le tocó capotear al viejo López. El de hoy es un país urbano, complicadísimo y más conflictivo. Mejor informado y con mayores expectativas. El revolcón de arriba abajo que le aplicó Gaviria al país le da una dimensión histórica que lo coloca bien arriba en el pedestal de los buenos presidentes.

Es frecuente oír decir entre la gente que para qué elecciones, si lo que hay que hacer es dejar a Gaviria otros cuatro años. A muchos les gusta pensar con el deseo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.