DURA CRÍTICA A PAÍSES INDUSTRIALIZADOS

DURA CRÍTICA A PAÍSES INDUSTRIALIZADOS

Haciendo una exaltación de la función que cumple para la defensa y preservación del medio ambiente, pero criticando los escasos recursos que le serán aportados por parte de los países industrializados para su nuevo ciclo, inició su participación en la VI Reunión para la Reestructuración del Fondo para el Medio Ambientel Mundial el director general del Inderena, Manuel Rodríguez Becerra. Según Becerra, el Fondo Mundial para el Medio Ambiente se constituye en el principal esfuerzo dirigido a construir una alianza global (Global Partnership) considerada en la Conferencia de Río como condición necesaria para resolver los problemas del medio ambiente.

10 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Precisamente, esta reunión busca cumplir con uno de los mandatos de la Conferencia Mundial para el Medio Ambiente y el Desarrollo. En la Cumbre de la Tierra se estableció el GEF como mecanismo para financiar los programas y proyectos vinculados a las convenciones de la Biodiversidad y Cambio Climático y a la Agenda 21, y como punto central se acordó reestructurarlo para hacerlo más fuerte financieramente y más democrático y transparente en su gobierno y administración , dijo Becerra.

Pero al señalar que con el GEF eventualmente iniciaremos un global partnership, tenemos que reconocer también que lo haremos con una pasmosa debilidad.

Esa debilidad se deriva, en primer término, de los escasos recursos que serán aportados por los países industrializados para el nuevo ciclo del GEF. Se menciona una cifra que podría ascender a los 2.000 millones de dólares, para tres años, es decir 660 millones anuales.

Esos recursos están a años luz de ser suficientes para financiar los denominados costos incrementales relacionados con la puesta en marcha de los programas y proyectos que deberían realizar los países del sur en las cuatro áreas focales, definidas para el Fondo: cambio climático, diversidad biológica, aguas internacionales y capa de ozono.

Tan grave como la carencia de recursos suficientes para financiar las cuatro áreas focales es, a nuestro juicio, la no incorporación de la casi totalidad de los programas de la Agenda 21, cuando en Río de Janeiro acordamos que el Fondo constituiría uno de los mecanismos básicos para su financiación.

Recordemos que en Río de Janeiro se estimó que los recursos nuevos y adicionales de transferencia de los países del norte a los países del sur, para poner en marcha la Agenda 21, podrían ascender a 75.000.000 de dólares anuales. Algunos piensan hoy que la Agenda 21 y la cifra que se estimó en Rio fue tan solo un acto de irrealismo. Quizás en el futuro cuando la humanidad enfrente un cataclismo ambiental y escenarios indecibles de pobreza y degradación de la calidad de vida, quizá en ese momento algunos no entenderán por qué primó la miopía y la mezquindad cuando a la hora de la verdad los países del norte tuvieron una oportunidad única.

Nos encontramos entonces, 18 meses después de la Cumbre de la Tierra, ante unas perspectivas poco halageñas. Se reafirma la práctica inexistencia de los recursos nuevos y adicionales, un desconocimiento de las responsabilidades comunes pero diferenciadas con respecto a los daños infligidos al planeta. Se reafirma también una agenda para el GEF que representa fundamentalmente las prioridades de los países industrializados, es decir la concentración en los denominados problemas globales. Eso es justamente lo que significa la no financiación de los programas de la Agenda 21, que integran los problemas globales, regionales y locales.

No es la intención posar de Casandra cuando estamos aquí para encauzar esfuerzos colectivos hacia la creación de algunos de los acuerdos de Río. Simplemente me he propuesto recordar a esta audiencia que el GEF presenta hoy enormes vacíos y limitaciones. Pero al mismo tiempo quiero subrayar su enorme potencial. Porque si logramos dotar el GEF de un gobierno genuinamente democrático y una administración caracterizada por una gran transparencia, gradualmente podríamos convertirlo en el soporte que necesitamos para no aplazar más las acciones que reclama la crisis. Este es el gran reto que nos congrega en Cartagena de Indias. Esperamos alcanzar una conclusión histórica , dijo Becerra.

En otros de los apartes de su intervención, el director del Inderena habló del futuro de esta institución a la luz de la creación del Ministerio del Medio Ambiente.

Con la creación del Ministerio del Medio Ambiente se liquida el Inderena, con lo cual me quedo sin trabajo. Debo decir que el Inderena ha sido una de las instituciones pioneras de la gestión ambiental en Latinoamérica y la hora llega al final de su ciclo de vida. La creación del Ministerio hace parte de un proceso de fortalecimiento del sector ambiental colombiano que será dotado ahora con un significativo incremento de recursos financieros y que contempla diversas estrategias para hacer más amplia la participación ciudadana en la gestión ambiental , dijo.

Después de dos años de debates en el Congreso de la República, el Ministerio del Medio Ambiente fue aprobado por una de las comisiones de la Cámara de Representantes; solo falta el acto formal de aprobación en plenaria la semana entrante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.