DETENCIÓN A PATRONOS

DETENCIÓN A PATRONOS

Una pareja de Barranquilla que en junio de este año acusó a la empleada del servicio de hurtar una botella de whisky y la quemó con un encendedor de cigarrillos podría ir a juicio por cargos de tortura. La Fiscalía dijo que las quemaduras de que fue objeto la empleada no pueden asimilarse a un simple episodio de lesiones personales y dictó en segunda instancia auto de detención contra María E. Juliao y Marcos Córdoba Holt.

11 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Un proceso penal por torturas tendrán que enfrentar los patronos que hace seis meses castigaron y quemaron con un encendedor a una empleada del servicio doméstico, a la que acusaron de hurtar una botella de whisky.

La Fiscalía Delegada ante el Tribunal Nacional ratificó el auto de detención proferido contra María Eugenia Juliao y Marcos Augusto Córdoba Holt por un juez sin rostro de Barranquilla.

Los hechos ocurrieron el 25 de junio de este año, cuando Juliao, Córdoba Holt y un joven de 17 años se dieron cuenta de que en su casa faltaban una cadena y una botella de whisky.

En ese momento, Juliao, Córdoba y el menor que los acompañaba acusaron a Evelyn Marín, una empleada que tenían a su servicio, de haberse robado los mencionados objetos.

La joven les aseguró que ella no tenía nada, pero sus patronos no le creyeron y trataron de obligarla a confesar el supuesto delito.

Según declaraciones de la menor, la amenazaron con un revólver, la golpearon y luego le hicieron 24 quemaduras en diferentes partes del cuerpo con un encendedor de vehículo.

Al final del episodio, la afectada acudió a las autoridades y éstas la persuadieron de elevar la respectiva denuncia.

El dictamen Según un informe de Medicina Legal, la empleada de servicio doméstico sufrió quemaduras de segundo grado (que le alcanzaron a afectar no sólo la piel, sino los músculos).

Como consecuencia de esas heridas, debió ser recluida en el hospital de Barranquilla donde permaneció varios días incapacitada.

Inicialmente, cuando se inició el correspondiente proceso penal, un juez seccional conoció de la investigación sobre el episodio, pero el caso terminó en manos de fiscales regionales o sin rostro.

Así, en agosto pasado, el fiscal que investigó lo ocurrido decidió proferir medida de aseguramiento, consistente en detención preventiva, contra Juliao y Córdoba Holt, pero los implicados lograron evadir la acción de las autoridades.

Entre tanto, la abogada defensora de estos dos impugnó la resolución que ordenaba la detención de sus clientes y solicitó que la justicia investigara el caso bajo cargos de lesiones personales y no de torturas.

La Fiscalía, sin embargo, optó por rechazar tal solicitud y ayer, a instancias de la Delegada ante el Tribunal Nacional o sin rostro, ratificó el proceso por cargos de torturas.

En concepto de la Fiscalía, quemar a una persona como lo hicieron los presuntos implicados no puede asimilarse a un simple caso de lesiones personales, pues es en realidad un verdadero episodio de tortura.

Por lo tanto, la Fiscalía confirmó la medida de aseguramiento por tortura en concurso con lesiones personales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.