LABOR EDUCATIVA

LABOR EDUCATIVA

El pasado 3 de noviembre, en la foto que ilustra esta nota, apareció un niño haciendo pipí en un andén. Dice el pie de foto: Si otros lo hacen, por qué no yo? . Un lector me envía esta gráfica, donde recuerda que los medios de comunicación tienen, además, una función formativa.

12 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Y valga la verdad, el lector tiene toda la razón. No encontramos la labor educativa en esta gráfica, pues ni es elegante, ni es cívico ni propiamente un ejemplo de cultura el poner a los menores a hacer sus necesidades fisiológicas en la mitad de una acera. Por ello, el pie de foto podría haber sugerido que esta foto ilustra una conducta que no debe ser seguida por los demás ciudadanos.

Qué tal que a los problemas de Bogotá les sumáramos ahora el de los ciudadanos haciendo sus necesidades en los andenes? Como dijo el lector en su carta, resultaba más apropiado haber puesto la frase de Marco Fidel Suárez: Educad al niño para no tener que castigar al hombre .

Faltó crédito El pasado viernes 3 de diciembre aparecieron unas declaraciones del señor Juan Pablo Escobar, bajo el título: No vengaré la muerte de mi padre: Juan Pablo .

Esta información se refería a unas declaraciones del hijo de Pablo Escobar y que fueron dadas a dos noticieros de televisión: CM& y QAP.

Revisadas las transcripciones de las declaraciones del ciudadano Escobar, hemos encontrado que EL TIEMPO hizo una fusión de las dos grabaciones. Además no utilizó debidamente las comillas y le dio todo el crédito al noticiero QAP.

Es explicable que con los afanes que precedieron a la muerte de Pablo Escobar, se hubieran cometido algunos errores en la información.

Y uno de ellos fue precisamente haber omitido mencionar a las dos fuentes que dieron origen a la publicación a la que nos estamos refiriendo. Después de analizada la información y de haberla confrontado con lo aparecido en este diario, queda claro que se le ha debido dar crédito al noticiero CM&, lo que, obviamente, no se hizo.

Por ello, corresponde hoy al Ombudsman acusar esa omisión y aclararles a los lectores que hubo allí una inexactitud en la información.

Sin rigor EL TIEMPO da cuenta, el pasado martes 7 de diciembre, de una caución que un juez de la República impuso al ciudadano Juan Carlos Pastrana, director del diario La Prensa, en un proceso instaurado por el ex ministro de Justicia Fernando Carrillo, por los supuestos delitos de injuria y calumnia.

Esta información merece nuestro comentario, toda vez que este diario omitió presentar los puntos de vista del señor Pastrana, y simplemente presenta las razones que tuvo en cuenta el juez para haber fijado la caución.

Ya en varias oportunidades hemos sostenido que todos los ciudadanos a quienes se refiera alguna información tienen derecho a mostrar sus puntos de vista. En este caso, es claro que el periodista que escribió la información no hizo ningún esfuerzo para hablar con Pastrana y limitó la información exclusivamente a lo dicho por el juzgado.

Este caso resulta especialmente interesante, por cuanto se trata de un periodista. Y si todos los ciudadanos tienen derecho a que el medio los consulte sobre la información que les concierne, ello se ha debido hacer con un ciudadano que, además de esa calidad, ostenta la de periodista, es decir de colega de quien hizo la información.

Este es, pues, un mal ejemplo de información, pues su elaboración no fue rigurosa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.