SALVAR A BOGOTÁ

SALVAR A BOGOTÁ

Y ahora son las montañas de basura. A la delicada situación de inseguridad; al lamentable estado de las vías, una vez más destrozadas tras el corto pero fuerte invierno; al exasperante tráfico y a la falta de autoridad, se suman las toneladas de desperdicios que ha dejado de recoger la más ineficiente de las empresas del Distrito. Todo esto para exacerbar aún más los ánimos de una ciudadanía que empieza a mostrar peligrosos aunque explicables síntomas de desesperación, como lo vimos recientemente con los paros cívicos de Suba, Usaquén, El Toberín y Ciudad Bolívar. Y que comienza a insistir en la idea de una revocatoria del mandato. Hay una sensación de orfandad y abandono que se traduce en manifestaciones de protesta. Y que obliga al Gobierno distrital, a la ciudadanía y a la empresa privada a buscarle una salida pronto y con carácter de urgencia a la situación lamentable de la capital de la República. El planteamiento de la crisis por la que atraviesa la ciudad no puede reducirse e

12 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Decía en estos días desde Caracas un ex alcalde de esta ciudad que Bogotá, de no ser sometida a un tratamiento de shock, será invivible en pocos años. Habría que ser más precisos y crudos. Bogotá ya es invivible. Y ha pasado a ser, en poquísimo tiempo, un dantesco infierno en el que se sale de la casa pero no se sabe si se regrese con vida. No es una exageración sino una triste realidad.

Y cuando se habla de medidas de emergencia, que quizá tenga que adoptar el sucesor del alcalde Castro aunque algunas de ellas podrían tomarse en el corto plazo, se trata de determinaciones drásticas impopulares algunas pero absolutamente necesarias ante la dimensión de la crisis que detengan esa vertiginosa caída en la calidad de vida de los bogotanos.

Se hace indispensable pues montar un plan de ataque desde distintos frentes a los principales problemas financieros que tiene Bogotá. Hay que buscar recursos mediante una sobretasa a la gasolina. Es increíble que mientras las calles soportan un impresionante flujo vehicular no se pueda obligar a que los modelos nuevos tributen más. Una gran mayoría además pagan los impuestos en otros municipios. Ciudades como Cali, Barranquilla o Medellín, para no hablar de las poblaciones de provincia, han encontrado en la sobretasa una importantísima fuente de recursos.

También habrá que adelgazar considerablemente la nómina del Distrito. Mientras en el nivel nacional se cierran empresas y se recorta la burocracia, la capital parece estar viviendo otros tiempos. Aquí los gerentes salen en hombros del sindicato cuando se debería estar pensando en vender empresas como la de teléfonos o la hidroeléctrica del Guavio. O liquidar algunas de los muchos entes distritales que no son más que un incómodo y costoso estorbo. Como la Edis. No ha habido, al parecer, la decisión política. Los gobernantes evitan tomar cualquier riesgo electoral y prefieren no provocar la furia del poderoso ejército de trabajadores sindicalizados, no importa que la ciudadanía a la cual deberían servir sea su principal víctima.

Habrá también que convocar a la empresa privada. Basta mirar lo que ha sido la ejemplar participación de grandes y pequeñas empresas a través de fundaciones en la conducción y solución de problemas de ciudades como Cali, Medellín o Bucaramanga. Es imperdonable que, ante el franco deterioro de la ciudad, un sector privado, con muchísimos recursos, no se dé por aludido. Esa idea, de todas maneras, necesita un líder, alguien que la ponga a trabajar.

No puede ser más oscuro el panorama de esta olvidada metrópolis. Y eso que apenas arañamos la superficie de una compleja realidad que incluye los cinturones de miseria donde todos los días se viven impresionantes dramas humanos, un transporte masivo anarquizado y un espacio público convertido en parqueaderos, botaderos de basura o atracaderos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.