ENERGÍA PARA EL TOLIMA DEL AÑO 2000

ENERGÍA PARA EL TOLIMA DEL AÑO 2000

La puesta en marcha de la línea de interconexión La Mesa-Mirolindo, anhelada desde hace cerca de una década por los tolimenses, es la puerta que abre la dinámica de un desarrollo regional de grandes potenciales energéticos para el Tolima. La afirmación la hizo ayer el presidente César Gaviria Trujillo al poner en marcha la obra, que transportará ochenta megavatios hacia el departamento del Tolima. Con la subestación de Mirolindo o El Papayo, de 230 kilovatios, se incrementará la capacidad de intercambio eléctrico tolimense con otras regiones del país.

10 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Con el funcionamiento de esta línea, el Tolima culmina el ambicioso proyecto que se empezó a gestar desde hace diez años, cuando un grupo de visionarios dirigentes se propusieron garantizarle a sus coterráneos un adecuado y confiable suministro de energía hasta principios del año 2000 , dijo el presidente Gaviria, quien llegó a las 3:00 de la tarde al aeropuerto Perales de Ibagué.

Gaviria destacó que simultáneamente con la interconexión, en la cual se invirtieron cerca de 9,4 millones de dólares, se desarrollaron programas de electrificación rural que benefician a 120 familias de los municipios de Jerusalén y Tocaima.

El panorama energético tolimense se verá más fortalecido, agregó el Presidente, en 1997 cuando se termine la construcción de la línea Betania-Mirolindo.

Agregó que con esta línea se cierra el anillo e interconexión hacia el sur del país, mejorando la confiabilidad del sistema nacional de transmisión. Gaviria, quien instaló a las 6 de la tarde la VII Cumbre de Gobernadores, recorrió Ibagué, en donde inauguró parte de tres avenidas y un centro comercial para vendedores ambulantes, en compañía de los ministros de Gobierno, Energía y Obras, Fabio Villegas Restrepo, Guido Nule Amín y Jorge Bendeck.

En el recorrido fue acompañado por los concejales y funcionarios de la administración municipal y departamental, encabezados por el alcalde Rubén Darío Rodríguez y el gobernador Ramiro Lozano Neira.

Gaviria dijo que el país está atravesando por una época de marcado optimismo, que hay que reforzarlo con obras de infraestructura que garanticen un futuro mejor, más digno para todos.

Al finalizar el acto en El Papayo, cuando se disponía a abordar su vehículo, el Presidente fue intercepado por una mujer, que luego de burlar la fuerte escolta, lo abrazó y le estamñó un beso.

En el centro de Ibagué Gaviria inauguró el Multicentro Chapinero, del cual se beneficiarán 500 vendedores ambulantes, que en su mayoría estaban ocupando las carrera Tercera y calles adyacentes. Allí, pasadas las 5 de la tarde, reiteró sus compromisos con el Tolima y anunció que vendría el año entrante para entregar la primera etapa de la Variante de Ibagué, por la cual se desviará el tráfico entre el centro y el occcidente del país.

El Jefe de Estado se mostró sorprendido por el inusitado progreso de Ibagué. Así se lo expresó a la clase dirigente del Tolima, una vez culminó el recorrido por tres nuevas avenidas que le han dado otro rostro a la ciudad.

Esto ha cambiado mucho y de veras los felicito , les dijo el Presidente al llegar por cuarta vez durante su cuatrienio a territorio tolimense.

La avenidas Cámbulos y Gualandayes, en el tramo Las Margaritas-El Topacio, y Primera y Quinta fueron ampliadas con tres y cuatro carriles de ida y vuelta. Esta inversión, de 2.300 millones de pesos, permitirá desembotellar el centro de la ciudad.

Durante su visita, Gaviria defendió la política de modernización del Estado y la apertura económica, pues con la primera se hallaron medidas para solucionar algunos problemas que surgieron con los trabajadores. Personas que estaban cumpliendo funciones no escenciales dentro de la administración se han convertido en pequeños capitalistas y pequeños empresarios, engrosando el número de trabajos con más productividad , dijo.

También elogió al Congreso de la República por su tarea legislativa. Es de las más trascendentales en la historia de la nación , dijo.

Así mismo, dedicó algunos apartes de su intervención al caso de Pablo Escobar. Quisimos que se sometiera a un juicio justo pero prefirió delinquir y hacer terrorismo, desafiar al Estado y matar dirigentes , expresó.

Sobre la política de sometimiento a la justicia para los narcotraficantes y violentos, Gaviria dijo que continuaba inalterable no para que haya impunidad, sino para que sea una garantía de quienes quieran acogerse a ella .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.