SE ROBAN EL SORGO EN EL CESAR

SE ROBAN EL SORGO EN EL CESAR

El incremento de una vieja modalidad delictiva, es la nueva preocupación que asiste a los agricultores en el Cesar. El robo de cosechas de sorgo, considerado cultivo alternativo al algodón, está golpeando los intereses de aquellos que se han atrevido a desafiar la actual crisis económica. La situación, según la seccional de la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales (Fenalce), es producto del desempleo, causado principalmente por la casi desaparición del cultivo de algodón, y una forma de conseguir dinero sin esforzarse demasiado.

11 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Las áreas de siembra de sorgo en municipios como Codazzi y Chiriguaná son en el momento las más afectadas, pues se tiene conocimiento que existen organizadas bandas de delincuentes que aprovechan la oscuridad de la noche para meterse a los cultivos y con machete cortan las panojas del sorgo, que depositan en sacos de fique o polietileno.

También se ha detectado que antes de la recolección con las combinadas, hay repeladores que al menor descuido camuflan sacos entre la maleza y en la noche los recogen y transportan en burros hasta algún lugar en donde espera un vehículo pequeño.

El producto del robo se vende a intermediarios en el mercado de Valledupar hasta en 58 pesos por debajo del valor del kilo estipulado por el Idema, que es de 148, manifestó el gerente de Fenalce, Humberto René García Aragón.

La problemática fue puesta en conocimiento de la Policía Nacional, pero como no hay denuncias concretas es poco lo que se está haciendo para su control policivo.

García manifiesta que varios agricultores afectados sólo se han resignado a comentar el robo de sus cosechas, pero se abstienen de denunciar a los autores a pesar conocerlos, pues siente temor a las retaliaciones ya que viven con sus familias en las áreas de siembra.

Sin embargo, para tratar de controlar el problema el funcionario indicó que Fenalce y la Policía Nacional pondrán en marcha un programa de control de vendedores de sorgo en los centros de acopio. Se busca elaborar un listado con los nombres de los habituales vendedores de cosecha.

En la actualidad no hay estimativos sobre el monto al que ascienden las pérdidas económicas de los afectados por la modalidad delictiva, manifestó el gerente regional de Fenalce.

Primer robo El primer antecedente significativo de robo de cosecha de sorgo ocurrió en 1990 en Pailitas, cuando delincuentes arrasaron con 20 hectáreas de sorgo, perjudicando económicamente al propietario con más de cinco millones de pesos.

Igualmente, su sabe que un agricultor en el corregimiento de Aguas Blancas, municipio de Valledupar, para esa misma época, desesperado por el robo de sorgo contrató a 15 personas que esperaron en la noche a los delincuentes y cuando estos se metieron al cultivo le prendieron fuego a la plantación. No hubo muertos ni heridos, pero sí daños económicos incalculados.

Además de las pérdidas por robo, cuando el sorguero dispone de la recolección de la cosecha pierde por hectárea el 30 por ciento de la producción (101.000 pesos, aproximadamente) debido a la mala calibración de las combinadas. En la actualidad, el costo de producción por hectárea es de 338.000 pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.