ESTRATOS

ESTRATOS

La primera vez que se estratificó a la capital de la República fue en 1980, con base en los resultados de la investigación La Utilidad del Espacio Construido en Bogotá . En ese estudio de recuento de viviendas, realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), el Departamento Administrativo de Planeación Distrital (DAPD) y la Secretaría de Educación del Distrito, se contabilizaron en la ciudad 22.000 manzanas.

11 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Hoy, con base en el conteo de viviendas que se hizo para el censo de octubre pasado, Bogotá tiene 44.150 manzanas; es decir, el doble de hace trece años.

Oficialmente, la primera estratificación de la ciudad rige desde 1983, cuando salió el decreto 1140.

No obstante ser una medida relativamente reciente, la estratificación no solo de Bogotá sino de todo el país se encuentra desactualizada, pues un decreto nacional de abril de 1991 congeló este procedimiento y dispuso que no se hagan reclasificaciones hasta tanto no se realicen nuevas estratificaciones con base en las normas establecidas en el decreto .

El DANE ha presentado ya tres propuestas para realizar las estratificaciones, pero el Gobierno Nacional las ha rechazado por no estar de acuerdo con el modelo y la metodología planteadas.

La estratificación física contempla factores como las características externas de la vivienda, disponibilidad de servicios públicos, estado de las vías adyacentes y demás elementos de infraestructura, antejardines o zonas verdes y otros elementos del entorno urbanístico.

En las zonas rurales, además de los factores relativos a la vivienda, se considerará la extensión y el uso del predio donde se encuentre ubicada.

La unidad especial de estratificación es el área dotada de características homogéneas, que en las zonas urbanas no podrá ser superior a la manzana. En los casos en que no existan conglomerados homogéneos, la unidad podrá ser la vivienda individual.

Según, Ariel Carrero, jefe de estadística de Planeación Distrital, realizar un modelo nacional es muy difícil, por la grandes diferencias que se encuentran en el país. Además se trabaja con muchas variables .

Para Carrero, lo más sencillo y acertado sería elaborar la estratificación con base en el nivel de ingresos promedio de los residentes de un sector.

Maniatados Como están las cosas, los municipios se han visto maniatados hasta hoy para clasificar las viviendas, no obstante que esta es la base para determinar la tarifa del impuesto predial unificado y adecuar las tarifas de los servicios públicos a la capacidad de pago de los usuarios.

La clasificación de estratos socieconómicos vigente se encuentra así: I) bajo-bajo, II) bajo, III) medio-bajo, IV) medio, V) medio-alto y VI) alto.

Según datos del DAPD, del total de manzanas que tiene Bogotá, el 5,9 por ciento pertenece al estrato I; el 30,7 por ciento al II; el 39,8 por ciento al III; el 15 por ciento al IV; el 6,1 por ciento al V y el 2,4 al VI.

El diseño de las tarifas de servicios públicos para Bogotá, de las que se publican aquí cuadros para energía, acueducto y basuras, contempla que los estratos altos subsidian a los más bajos y los no clasificados. Las tarifas de los estratos medios son las que más se aproximan a la realidad de los costos de los servicios.

Predominante En Bogotá, las nuevas asignaciones se han hecho con base en lo que el DAPD denomina el estrato predominante en el sector . Es decir a una vivienda nueva o que pide ser clasificada se le asigna el estrato que más tengan sus vecinos. Así sale el estrato en la licencia de construcción.

Pero el despelote es general, pues existen cuadras de estrato dos en Suba muy cercanas a la vivienda alta y se les aplica el estrato 5. Igual fenómeno ocurre en muchos sectores de la periferia de la ciudad.

Además, las empresas de servicios públicos y el Instituto de Desarrollo Urbano trabajan con estratos diferentes para el mismo sector e inclusive para una misma vivienda.

Por ejemplo, los habitantes de Ciudad Salitre -sector clasificado en estrato cuatro- recibieron la factura de valorización por beneficio general liquidada en estrato cinco, al igual que el último recibo de agua.

Según el más reciente decreto, el 2220 del 5 de noviembre pasado, expedido por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), la situación está proxima a resolverse, pues el Departamento se impone un plazo de seis meses para definir y suministrar los instructivos sobre los ajustes metodológicos para realizar la estratificación de las zonas urbanas y distritos. La misma norma contempla que las estratificaciones socioeconómicas deberán ser revisadas de manera general por lo menos cada cinco años; cuando se modifiquen las metodologías o cuando ocurran circunstancias que determinen variaciones significativas.

Las tarifas en 1994 La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) fue autorizada este año para incrementar sus tarifas en un 2.4 por ciento. Así lo hizo efectivo desde julio; pero a partir del próximo año realizará incrementos del 1.58 por ciento mensual.

Por su parte, la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) tiene dos tipos de incrementos: del 2 por ciento mensual para estratos bajos y del 1.59 por ciento para los estratos altos, que son los que subsidian el servicio de los que pagan menos.

Para el próximo año aún no se han fijado los incrementos en la energía. Por lo tanto rigen las actuales tarifas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.