LA CONSTITUCIÓN DESVELA A GOBIERNO Y OPOSICIÓN

LA CONSTITUCIÓN DESVELA A GOBIERNO Y OPOSICIÓN

El proyecto de nueva Constitución, que se someterá a referendo en Rusia mañana, se ha convertido no sólo en un candidato más importante que los aspirantes al Parlamento que también se elige ese día sino en fuente de insomnio para todos ellos: el presidente y sus partidarios ya no duermen preocupados porque no se apruebe, mientras la oposición se desvela rogando justamente por eso. Rusia va a elecciones en situacion única. Con las instituciones del pasado fenecidas, la Constitución soviética suspendida y el país en manos de un presidente que gobierna por decreto, del proceso electoral deben salir instituciones y legalidad poscomunistas.

11 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Institución clave es el nuevo Parlamento bicameral que Yeltsin ordenó por decreto elegir el próximo día 12. Y su única base legal la nueva Constitución.

Si esta no se aprueba el país quedaría con un Parlamento elegido pero no contemplado en ninguna ley y exactamente ante los mismos líos políticos que lo tienen semiparalizado hace un año y medio.

La Constitución, finiquitada a caballo del garrotazo militar que le asestó Yeltsin en octubre a la oposición comunista-nacionalista del Parlamento heredado de la URSS, sanciona un establecimiento a imagen y semejanza de los vencedores: una Rusia capitalista y con los derechos y garantías democráticos formales típicos de Occidente.

Adiós a las instituciones soviéticas, que dejan paso a presidente y Parlamento elegidos y poder judicial. El primero, con una autoridad desmesurada, arbitra sobre los demás y puede disolver el Parlamento.

El límite de edad para ser presidente, 65 años, fue eliminado del proyecto inicial. Yeltsin los cumple el año entrante. Todo esto vino a saberse a poco más de un mes del día del referendo, cuando se puso a los rusos ante el proyecto publicado y, por decreto, se los llamó a pronunciarse.

La legislación electoral fue reformada: ahora bastan menos de 27 de los 107 millones de electores para que la Constitucion se apruebe.

Apatía constitucional Pasaron, sin embargo, dos cosas. A las esperadas críticas de comunistas y nacionalistas, se sumaron reticencias de las repúblicas, que no ven en la nueva Carta Magna consagrados todos los derechos soberanos que querrían tener, y las dudas ante tan apresurado intento de dotar al país de Constitución por parte de la mayoría de los bloques electorales.

La reacción oficial empeoró las cosas. Yeltsin llamó a los candidatos a no criticar la Constitucion y los amenazó despojarlos del tiempo gratuito en televisión.

Y el ministro de Prensa, Shumeiko, pidió a la Comisión Electoral descalificar a dos partidos y conminar a otros cuatro a cesar las críticas. La Comisión se negó y dijo que la crítica es posible.

A todo lo cual hay que anadirle que, si la abstención se anuncia alta en la votación por diputados, en el abstracto terreno constitucional la apatía y el disgusto abierto por la política entre la población, podrían producir el insólito fenómeno de dejar a Rusia con Parlamento pero sin la Constitución que lo consagra. La oposición está haciendo todo lo posible para ello, llamando al boicoteo o al NO.

Los temores del Kremlin ante el eventual fracaso de su principal candidato se han traducido en una masiva campaña en su favor. El reloj que precede a Vesti, el noticiero oficial ruso, sale ahora con una leyenda: Nueva Constitucion. Vivir confiados, vivir mejor .

El presidente de la comision electoral, explicando a miles de televidentes cómo votar, llamó a hacerlo por el SI. Noticias y programas de opinión entrevistan a hombres del presidente que abogan por el proyecto.

En resumen: ni partidarios ni enemigos del documento van a dormir esta noche, y no hay que descartar que mañana se les agudice el insomnio. A unos, a otros, o a todos.

Comenzaron las votaciones Los habitantes y soldados de la aislada región de Siberia y los marinos de la flota del Pacífico empezaron ayer a votar en las primeras elecciones de la era postsoviética, dos días antes que los demás ciudadanos de Rusia.

Casi todas las 94.000 mesas electorales habilitadas en los 11 husos horarios rusos comenzarán a funcionar el domingo y los primeros resultados no serán conocidos hasta el lunes.

En las elecciones, convocadas por el presidente Boris Yeltsin cuando disolvió el parlamento en septiembre, los electores elegirán los diputados a un nuevo parlamento y considerarán un proyecto constitucional que remplazará la actual carta magna de la era soviética.

Las autoridades calculan que 55 por ciento de los 107 millones de ciudadanos rusos habilitados depositarán su voto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.