MUERTE EN BLANCO Y NEGRO

MUERTE EN BLANCO Y NEGRO

El director de cine norteamericano Steven Spielberg, dejando de lado por un tiempo a extraterrestres y dinosaurios, consagró su última película al Holocausto: en La lista de Schindler rinde homenaje a la valentía y a la compasión de una pareja de alemanes que salvaron a centenares de judíos de los campos de la muerte. El film, que saldrá a las pantallas norteamericanas a mediados de diciembre, fue proyectado en preestreno mundial ante el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, quien al final de la sesión confesó al cineasta haber sentido una gran emoción .

11 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Nada destinaba a Oskar y a Emilie Schindler a convertirse en los héroes ordinarios descritos por el realizador de E.T. y de Jurassic Park.

Oskar Schindler, un próspero industrial que durante algún tiempo fue simpático para los nazis, engañó deliberadamente a los dignatarios del régimen para poder salvar a numerosos judíos de la solución final .

El industrial, miembro del partido nacional socialista, pudo de esta forma salvar de los campos a 1.300 judíos, llamados los schindlerjuden, inscritos en una lista que autorizaba su empleo en una fábrica de cerámicas explotada por el industrial en Cracovia (Polonia).

Nosotros fuimos testigos de los sufrimientos infligidos al pueblo judío y queríamos que eso cesara , explicó Emilie Schindler, al aceptar hace poco en nombre de su esposo, fallecido en 1974, una distinción otorgada por el museo norteamericano del Holocausto.

Oskar Schindler me devolvió aquello que los nazis me habían quitado: la esperanza , le respondió Abraham Zuckerman, uno de los sobrevivientes de aquella época.

Cuando la lista fue publicada, yo estaba allí inscrito como obrero especialista en zinc , dijo por su parte otro testigo, Moshe Pantirer, uno de los sobrevivientes. Jamás en mi vida trabajé como obrero especialista en zinc, y aún hoy me pregunto quién me puso en esa lista , añadió.

La lista de Schindler fue rodada en Polonia, con Liam Neeson (Oskar Schindler), Caroline Goodall (Emilie Schindler) y Ben Kingsley (Isaac Stern, director de la fábrica), con un guión basado en la novela histórica de Thomas Keneally.

Realizada casi enteramente en blanco y negro con largas secuencias silenciosas, la película es algunas veces de una intensidad dramática difícil de soportar. Son imágenes para revivir los recuerdos , declaró por su parte Steven Spielberg en uno de los escasos comentarios que ha hecho sobre su largometraje.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.