VUELVEN Y JUEGAN LOS MISMOS DE ANTES

VUELVEN Y JUEGAN LOS MISMOS DE ANTES

Pese a los anuncios extremistas con que termina la campaña electoral y al debate de tonos apocalípticos alrededor de la nueva Constitución, no sería raro que después de las elecciones y el referendo de hoy la vida política rusa siga tan agitada como antes. Porque los encargados de manejarla y sus opositores van a ser, poco más o menos, los que ya lo hacen. Boris Yeltsin, casi sin respiración, anunció el jueves por televisión, la probabilidad de guerra civil si la nueva Constitución no es adoptada. Sus opositores en los dos debates televisados que cerraron la campaña tronaron que si se aprueba sobrevendrá la dictadura.

12 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Pero lo malo de centrar todos los pronósticos en la Constitución es que hoy se eligen, además, 621 señores. Ya dijeron que si se aprueba esta, harán todo lo posible por cambiarla, y, si no, por ganar más autoridad que el presidente.

Salvo imprevistos con los cuales siempre en este país hay que contar el nuevo Parlamento abrirá sus puertas a los representantes de la nomenklatura, vieja y nueva, que manejó a Rusia en tiempos comunistas y la maneja en los yeltsinistas.

Chinovniki, como se llaman en ruso a los funcionarios, con su espíritu de cuerpo, su amor desmedido al puesto encumbrado o modesto que ocupan, su despótica tradición zarista-stalinista de decidir, repartir y sancionar; y su pasmosa destreza en cambiar de color político cuando la situación lo demanda.

El viejo Parlamento, disuelto en octubre, estaba lleno de ellos. Cuando se eligió hace casi cuatro años, la mitad era comunista y la otra yeltsinista. Durante el golpe de agosto del 91, todos eran yeltsinistas. Y cuando la reforma empezó a crear descontento y a serrucharle el piso a los monopolios estatales, todos se volvieron de la oposición.

Ahora, sin puesto, muchos de ellos y sus homólogos que siguen al mando en las regiones y en puestos clave en el centro, se han vuelto candidatos.

Quién es quién? La lista no deja dudas. De los 122 candidatos por las repúblicas a la Cámara Alta, 38 son presidentes de repúblicas, primeros ministros, presidentes de soviets (parlamentos y concejos) locales o integrantes del aparato de Yeltsin en las regiones.

Por los 172 puestos de la Cámara Alta pelean 494 candidatos: 38 son jefes de administración, 24 presidentes de soviet y 140 jefes locales de diversa importancia.

Dos partidos de gobierno llevan en sus listas 16 ministros y altos funcionarios del Kremlin. La Unión Cívica 78 directores de empresas estatales, 29 jefes de gremios del Estado y 35 empresarios. El Partido Agrario lleva treinta presidentes de koljozes y sovjozes, los caciques de las granjas estatales soviéticas. Los comunistas, una colección de la vieja guardia. Hasta partidos chicos como el ecológico Cedro son una lista de funcionarios.

En total quieren repetir puesto 206 ex diputados rusos y 230 ex soviéticos. Se calcula que la mitad de los nuevos parlamentarios serán profesionales del Estado y de la política, y una quinta parte directores de empresa.

El nuevo Parlamento se anuncia, pues, tal como la política rusa: un mosaico de intereses corporativos, lobbies y laberintos burocráticos.

No hay Constitución ni presidente capaces de impedir que, a la vuelta de unos meses, los nuevos honorables reproduzcan las batallas corporativas y de poder que condujeron al sangriento enfrentamiento del pasado octubre entre presidente y Parlamento.

Cuánto van a tardar directores de empresas y presidentes de granjas estatales en abrir fuego por sus tradicionales subsidios, créditos y subvenciones? Serias dudas. Porque, con Constitución o sin ella, lo que parecen insinuar estas elecciones es que el futuro de Rusia lo seguirán manejando los representantes de su pasado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.