MISIÓN CUMPLIDA

MISIÓN CUMPLIDA

Después que el hombre llegó a la Luna, y que varias misiones espaciales se han efectuado con éxito, la humanidad ha venido tomando como algo casi normal que los astronautas realicen maniobras a millares de kilómetros de la Tierra. No debería ser así. Porque trabajos como el logrado por los tripulantes del transbordador Endeavour deberían ser comentados con admiración en cada reunión, después de cada saludo, en cualquier charla telefónica y a nivel mundial. Al fin de cuentas se trata nada menos que de una hazaña, hasta hace poco, nunca imaginada, y lograda hoy después de agotadores entrenamientos humanos, de largos estudios técnicos y científicos, y donde no solo contaban esos factores, sino también un poco o un mucho de suerte. Acéptese que el animal racional o el llamado homo sapiens lance al espacio un telescopio para observar el universo y lo controle desde la Tierra. Pero cómo es que de pronto el gigante falla, y el hombre se va y lo arregla, atornilla y desatornilla, quita y p

11 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La extraordinaria demostración hecha con la reparación del mencionado telescopio, pone, es del caso decirlo, un punto a mucha altura, que debe alegrar a la humanidad entera, pues al fin y al cabo es en beneficio general. Sin duda alguna los Estados Unidos son no solo la primera potencia del mundo como nación, sino también en los adelantos espaciales, entre otros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.