NOS RAJAMOS EN JALISCO

NOS RAJAMOS EN JALISCO

Hay lujos que los colombianos no nos podemos dar. Desaprovechar las oportunidades que el país tiene para lucirse es uno de ellos. Y menos aún en momentos en que deberíamos hacer todos los esfuerzos posibles para limpiar la imagen dañina que nos han dejado el narcotráfico, la guerrilla y la corrupción. La semana pasada, en desarrollo de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, se notó el desinterés de ciertos sectores participantes por lograr que el nombre de Colombia quedara en alto. Lo más lamentable es que el nuestro era, precisamente, el país invitado de honor. Es decir, aquel en el cual se centraban las miradas de los mexicanos y de los visitantes internacionales.

11 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Hay que reconocer que Colcultura y la Cancillería jugaron un buen papel. De hecho, la muestra folclórica y artística uno de los aspectos a cargo de estas entidades fue la que sacó la cara. Pero el certamen giraba alrededor del libro, y allí las fallas merecen una llamada de atención para los responsables. El puesto colombiano, además de mal ubicado, se diseñó sin ningún interés por destacar el producto editorial. Además, no existían muestras bibliográficas de buena parte de los escritores invitados. Como si fuera poco, muchos de los editores cerraron sus espacios al tercer día, luego de haber concretado sus negocios, y no tuvieron el decoro de dejar muestras en las estanterías. Se preocuparon en exceso por la chequera, y muy poco por la imagen del país.

Tampoco pensaron los organizadores en que era una ocasión única para montar, al lado de las muestras de libros, oficinas de promoción turística del país, o de productos que nos han dado nombre, o de las artesanías, por ejemplo.

De otro lado, aunque debamos recurrir al trillado refrán aquel de que no hay cuña que más apriete que la del mismo palo, hay que decir que resultó deplorable la actitud de algunos de los escritores invitados, quienes ni siquiera se preocuparon por mostrar su obra, sino más bien por demeritar las de sus colegas y paisanos. Penoso.

Ojalá esta experiencia nos sirva para que no volvamos a desaprovechar oportunidades tan valiosas como ésta de Guadalajara.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.