POR EL CAMINO DE AYLWIN

POR EL CAMINO DE AYLWIN

Todo indica que es segura la elección de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, candidato a la presidencia de Chile por la oficialista Concertación por la Democracia. Las encuestas coinciden en vaticinar que este sábado Frei se impondrá a su más inmediato contendor, Arturo Alessandri, candidato de una coalición de partidos de derecha, sin tener que ir a una segunda vuelta. Los últimos sondeos señalan que el candidato oficialista captará no menos del 57 por ciento de los votos, mientras que Alessandri solo alcanzará alrededor del 15 por ciento. A qué se debe esta paliza anunciada? La respuesta es una: al éxito del Gobierno Aylwin, que con una habilidad extraordinaria ha sabido consolidar el regreso a la democracia sin alterar los niveles de crecimiento económico del país ni su clima político, especialmente en lo que tiene que ver con las difíciles relaciones entre Gobierno y Fuerzas Armadas.

11 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Los chilenos quieren continuar con este esquema de desarrollo y democracia que favorece la estabilidad. Chile es país conservador, donde las aventuras gustan poco. Lo demuestra la gran aceptación que ha tenido el programa para los nuevos tiempos de Frei, que puede resumirse en una palabra: continuismo. Su discurso es idéntico al de Aylwin: mantener el sistema económico heredado del régimen militar (1973-1990), pero aumentando la acción del Estado para disminuir la extrema pobreza, que afecta entre 30 y 35 por ciento de la población, según diversos estudios. Es la reivindicación del crecimiento con equidad , frase símbolo del Gobierno Aylwin, que, según parece, comparte la mayoría de los chilenos.

Por otra parte, la elección de un candidato para que ocupe la presidencia de Chile el próximo período (la reducción del mandato se acordó el jueves) en un clima de gran tranquilidad, es síntoma inequívoco de que el proceso de restablecimiento de la democracia se consolida.

Los últimos obstáculos para que Chile vuelva a ser un país plenamente democrático están en la Constitución heredada del régimen militar. Y del resultado de las elecciones legislativas dependerá la posibilidad de que Frei pueda suspender la figura de los senadores designados, la inamovilidad de los Comandantes en Jefe del Ejército, y cambiar el sistema electoral binominal, que afecta la representación de los partidos minoritarios.

En todo caso, el proceso es irreversible y Chile demuestra que democracia y desarrollo son compatibles.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.