DE LA MANO DE LOS ANCESTROS

DE LA MANO DE LOS ANCESTROS

Es como si fuera magia. Como si a través de cada objeto pasaran siglos de historia, cientos de generaciones que retroceden hasta convertirse en indígenas morenos, que usan un taparrabos de cuero y trabajan las artesanías. Expoartesanías Colombia 93 es mucho más que una muestra del trabajo de 610 artistas; es un puente con el pasado, en el que se revive la historia de América Latina paso a paso.

10 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Por allí desfilan desde obras de los habitantes del continente que descubrieron los españoles, hasta hoy, pasando por los negros provenientes de Africa, los europeos colonizadores y los ancestros de manos mágicas que enseñaron de generación en generación sus valiosos conocimientos.

Esta vez son 600 los artistas colombianos y 10 los invitados de otros países, que traen toda la riqueza de sus pueblos con el sabor típico de cada región.

La feria, que comenzó ayer en el recinto de Corferias, se prolongará hasta el 19 de diciembre y espera recibir a más de 90.000 visitantes, cantidad que alcanzó en 1992, su segundo año desde su creación.

Aunque ya habían venido invitados de otras partes del mundo a exhibir sus productos, esta vez se celebra el Primer encuentro artesanal de Latinoamérica , que reúne objetos de arte del centro y sur del continente.

Dentro de los 12.000 metros cuadrados de exhibición que tiene dispuestos Corferias, se venderán todo tipo de objetos, que van desde las cerámicas hasta las joyas, pasando por los tejidos y el trabajo en madera.

No podían faltar las tradicionales chivas multicolores, que llevan gallinas, plátano, marranos, canastos y varias campesinas gordas de trenzas largas, que se agarrran como pueden a su destartalada carrocería.

También, con ocasión de la Navidad, se exhibirán varios pesebres, algunos en barro y otros en madera o porcelana, adornados con figuras típicas colombianas.

Hay una amplia gama de cerámicas en la feria. Comprenden desde las tradicionales hechas en barro hasta las figuras barnizadas de Pasto, que se han hecho famosas por su belleza.

Pero no todos los objetos son de barro y madera. También participan en Expoartesanías los metales nobles, como el oro y la plata, trabajados en la filigrana momposina por el maestro Guillermo Trespalacios.

En la muestra artesanal es importante destacar la labor de las comunidades indígenas, principalmente en la elaboración de cestas y las tradicionales hamacas de San Jacinto.

El tejido en fique tampoco se queda por fuera. Los diversos sombreros de colores también son parte de una tradición que se remonta a la época indígena, cuando se tejía esta fibra para fabricar mochilas, zapatos y otras prendas de uso diario.

Además de la muestra, que, a diferencia de muchas otras ferias, se venderá al público, habrá un pabellón de juegos para los niños, grupos folclóricos interpretando diversas danzas típicas colombianas y conferencias sobre comercialización y manejo de artesanías.

La empresa gestora de este encuentro entre artesanos es Artesanías de Colombia, que lleva 29 años en la labor de recoger, clasificar y difundir los objetos artesanales de todos los rincones de Colombia.

La feria, que se inauguró ayer a las 6 de la tarde, está abierta desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la noche, todos los días de la semana.

Durante diez días estarán en Bogotá personas que vienen desde San Andrés hasta Nariño y desde el Chocó hasta los Llanos y que exhibirán lo mejor de sus regiones, hecho con sus propias manos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.