EL ENDAEAVOUR ACABA LAS REPARACIONES DEL HUBBLE

EL ENDAEAVOUR ACABA LAS REPARACIONES DEL HUBBLE

Los astronautas del transbordador Endeavour completaron ayer las reparaciones del telescopio Hubble con un quinto paseo espacial.Este quinto esfuerzo resultó ser el más arduo, aunque los astronautas lograron completar todas las tareas que les había encomendado la NASA. Sin embargo, quedan pendientes la nueva puesta en órbita del telescopio, fijada para mañana, y dos meses de pruebas ópticas y ajustes.

10 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Durante el paseo espacial, Story Musgrave y Jeffrey Hoffman tuvieron que separar los dos paneles solares adjuntos al telescopio cuando los motores que los hacen girar no funcionaron.

Los controladores de tierra no pudieron lograr que los brazos mecánicos de soporte giraran adecuadamente, lo que impidió que quedaran plenamente desplegados los paneles generadores de electricidad.Musgrave ajustó los brazos con una llave y finalmente logró que se desplegaran adecuadamente.

Fue una maniobra increíble , comentó el astronauta.

Poco antes del paseo espacial, que duró siete horas y 21 minutos, fueron desplegados plenamente los paneles solares por los controladores de tierra y luego fue emplazada la antena principal.

A principios de semana, la tripulación instaló un conjunto de espejos correctores y una nueva cámara para mejorar las imágenes del universo captadas por el Hubble.

Sin embargo, los astrónomos no sabrán si las reparaciones ópticas funcionarán hasta que realicen minuciosos y prolongados experimentos.

El telescopio Hubble, con un costo de 1.600 millones de dólares, fue lanzado en 1990 con un espejo defectuoso que le impidió reflejar claramente los objetos más distantes del universo.

Un error en la fabricación del espejo fue el culpable de la avería.La tripulación del Endeavour, que regresará el lunes a la Tierra, estableció una marca de paseo espacial con sus cinco salidas. La anterior de la NASA era de cuatro. Funcionarios de la NASA e incluso los propios astronautas nunca creyeron que las caminatas ocurrirían con tanta facilidad.

Gracias a ellas fueron instaladas 11 piezas nuevas en el Hubble.Los astronautas estaban muy bien entrenados, los equipos eran increíbles y tuvimos suerte , dijo la funcionaria de la NASA Sue Rainwater.

Al contrario que las caminatas de los últimos cuatro días, la de hoy fue especialmente lenta.

Musgrave y Hoffman necesitaron tres horas, el doble de lo esperado, para remplazar los componentes electrónicos que controlan los paneles solares. La tarea fue una de las más arduas de la misión debido a las múltiples conexiones eléctricas que tuvieron que ser efectuadas.

Un joven astronauta de 58 años Nunca un hombre de su edad había caminado en el espacio, pero esto no parece preocupar a Story Musgrave, 58 años, uno de los siete miembros de la tripulación del transbordador estadounidense Endeavour, en misión para reparar el telescopio Hubble.

Este hombrecito calvo forma parte de los mejores astronautas de la agencia espacial estadounidense NASA, donde es uno de los decanos: tiene 8 años más que el anterior veterano del espacio, el ruso Gennady Strekalov, quien abandonó definitivamente la estación espacial Mir en 1990, a los 50 años.

A bordo del transbordador Endeavour, 17 años lo separan de la sardina de la tripulación, Kathie Thornton.Story Musgrave tuvo la enorme responsabilidad de las cinco salidas espaciales de 6 horas en el programa de este vuelo.

En 1953 abandonó su liceo de Massachusetts antes de terminar los estudios secundarios y se enroló en los Marines, donde se dedicó a numerosas especializaciones: se hizo cirujano, matemático, piloto, analista de computación y paracaidista.

Story Musgrave también coleccionó los diplomas, obteniendo tres maestrías, una de ellas en literatura.En 1967 entró en la NASA, donde forma parte de los tres astronautas reclutados en esa época que siguen en actividad.

Es el tercer hombre que voló en el espacio por lo menos cinco veces. Antes de este vuelo totalizaba 598 horas en el espacio.Después de participar en la concepción del Skylab y del material para las salidas al espacio, en 1983 se convirtió en el primer hombre que caminó en el espacio durante una misión de transbordador espacial.

Este padre de familia de cinco hijos, dos veces divorciado, hará lo imposible por no terminar su carrera antes del próximo retorno a Tierra de Endeavour: La noche que precede a un lanzamiento voy a la playa (de Cabo Cañaveral) y miro las estrellas. Veo satélites y me digo mañana, tú serás uno de ellos . Entonces veo las luces alrededor del transbordador y me digo: después de este lanzamiento, nunca más lo harás . Y eso es algo que no puedo aceptar .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.