LA CALDERA VENEZOLANA

LA CALDERA VENEZOLANA

Pese a reconocerse al ex presidente Caldera como ganador de las elecciones en Venezuela, todavía, a estas horas, no se sabe con certeza sobre los porcentajes de los candidatos que le siguieron en votos. Mientras que en la noche del domingo los medios informativos nacionales y extranjeros señalaban al candidato por la Causa R , Andrés Velásquez, con la segunda votación en todo el país, también se decía que había una apretada disputa entre el aspirante de Acción Democrática, Claudio Fermín, y Oswaldo Alvarez Paz, de Copei, por el tercero y cuarto lugares en su orden. No obstante, el lunes Claudio Fermín según los últimos escrutinios aparecía desbancando del segundo lugar a Andrés Velásquez, por una mínima diferencia.

10 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

De cualquier modo, el caso singularísimo de Rafael Caldera siete veces candidato a la Presidencia de la República, es una muestra elocuente de su actividad pública, iniciada a muy temprana edad, en la cual sobresale la pulcritud en el manejo de los dineros del Estado las veces en que ha tenido relación directa con el poder. Esta circunstancia particular atribuída al candidato Caldera no puede pasar inadvertida al momento de analizar las elecciones venezolanas. El desgaste inmenso que sufrió Acción Democrática durante los cuatro años de gobierno del destituído ex presidente Carlos Andrés Pérez, acusado en la actualidad ante la Corte Suprema de Justicia por la misteriosa desaparición de 17 millones de dólares de la llamada partida secreta , manejada desde el Palacio Presidencial, desencadenó una ola de indignación ciudadana por las prácticas dudosas y ligeras mediante las cuales se destinaban ciertos dineros del erario. La solicitud de destitución fue adelantada ante la Corte Suprema de Justicia por el Fiscal General de la Nación, Ramón Escobar Salom.

Pero la cuestión de suyo bien delicada tomó ribetes novelescos cuando, por solicitud de una Comisión de Investigación del Congreso de la República, se supo que la querida del ex presidente Pérez mantenía jugosas cuentas en el extranjero, sin que pudiera probar con exactitud el origen de esos fondos. En el escándalo quedó involucrada la conocida modista internacional Carolina Herrera, cuando la dama en mención aseguró que recibía salarios como diseñadora de la famosa casa de modas, por sumas elevadas. Ante el requerimiento de un tribunal de la ciudad de Nueva York a Carolina Herrera, para que confirmara la veracidad de esas afirmaciones, la señora Herrera tuvo que contradecir lo afirmado por la amiga de Pérez, a riesgo de verse obligada a cancelar una multa por evasión de impuestos, por ganancias no declaradas que presuntamente le permitían pagar salarios de esa magnitud a sus noveles diseñadoras .

Hubo también casos de corrupción en otros niveles del Palacio Presidencial que involucraban a personas muy allegadas al ex presidente Pérez. Fueron los de su Jefe de Seguridad, el cubano nacionalizado Orlando García, quien contrataba con el Ministerio de la Defensa a través de terceras personas y ganaba para sí importantes licitaciones de las compras de armamento. En igual forma, fueron sindicados de actividades ilícitas varios militares del entorno presidencial. Con semejantes antecedentes, era bien difícil pedirle al electorado que se ajustara el cinturón y aceptara el plan de ajuste impuesto por el Fondo Monetario Internacional, mientras que desde el Palacio de Miraflores se daba la impresión de que todo era un alegre festín feriado entre los mismos.

Si a lo anterior se agrega el hecho de que otro ex presidente del partido Acción Democrática, Jaime Lusinchi, es procesado por otro caso de malversación de fondos asunto que, como es sabido, también lo adelanta la Corte Suprema de Justicia, era de esperarse el rechazo de los venezolanos a los partidos AD y Copei, expresado en las urnas a través del triunfo de Caldera. Triunfo si bien paradójico frente a lo que ocurre en Colombia (en el sentido de que mientras allá regresan al pasado como tabla de salvación, aquí miramos hacia el futuro desde el punto de vista generacional), su victoria la de Caldera no deja de tener un rotundo tono moral.

En efecto, años atrás había anunciado su retiro de la política activa para darles paso a las nuevas promociones de su partido. Fue a raíz del primer intento de golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez, en febrero de 1992, cuando con fino olfato político percibió que se abría entre la opinión pública un profundo sentimiento de descontento, que si bien rechazaba el acto de fuerza empleado por los militares, dejaba al descubierto su inconformidad con las prácticas del régimen de Pérez. A partir de ese momento, su popularidad creció en las encuestas hasta el punto de que solo se vio amenazada, ya hacia el final, por Andrés Velásquez, el otro candidato que claramente estaba en contra de la forma de gobernar de Carlos Andrés.

*** Ahora cuando se habla de Venezuela y de todo lo que entraña por su importancia para nuestro país el destino de sus gentes, es oportuno hacer referencia a la candiatura de un venezolano ilustre, la de Miguel Angel Burelli Rivas, para el cargo de Secretario General de la Organización de Estados Americanos, OEA. Su vida vida y su trayectoria están íntimamente ligadas a Colombia, comoquiera que durante su paso dejó una inmensa cantidad de amigos que no olvidan su activo desempeño como embajador en Bogotá durante el Gobierno de Leoni, allá, y el de Lleras aquí.

Burelli Rivas se ha manejado con prestancia y conocimiento en el ámbito internacional; y en fecha reciente conformó, junto con Augusto Ramírez Ocampo y otros destacados internacionalistas americanos, un grupo asesor del Secretario Joao Baena Soares. Su nombre, pues, no es extraño al cargo para el cual su país lo ha candidatizado con muy buenas posibilidades de triunfo. Más aún cuando la OEA deberá replantear su fisonomía administrativa y acompasar su actividad con la reciente entrada en vigor del Tratado Americano de Libre Comercio, que reúne a tres principales países del Continente americano como son Canadá, E. U. y México.

Burelli Rivas, como pensador y director de la Escuela de Altos Estudios de la Universidad Simón Bolívar de Caracas, está capacitado para dirigir con sapiencia la nueva era que se le abre a la OEA, la organización hemisférica que ayudara a fundar de manera excepcional Alberto Lleras. Ignoro cuál sea la decisión de nuestra Cancillería al momento de depositar su voto, pero es bastante extraño que todavía no haya oficializado su apoyo por un verdadero amigo de Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.