DESDE AYER, EL TLC ES LEY EN EE.UU.

DESDE AYER, EL TLC ES LEY EN EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, firmó solemnemente ayer la ley de ratificación del Tratado de Libre Comercio norteamericano (TLC), cuya aprobación por el Congreso fue el gran éxito de su primer año en el poder. Clinton aprovechó la firma del Tratado, en la sede del Departamento de Comercio, para lanzar un apremiante llamado a los interlocutores de Estados Unidos, y a Europa para comenzar, para que lleguen a un acuerdo en el seno del GATT sobre la liberalización del comercio mundial.

09 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Refiriéndose al avance registrado en las negociaciones entre su país y la Unión Europea, concluidas el martes en Bruselas, Clinton estimó que un acuerdo en el marco del Uruguay Round del GATT (Acuerdo General de Tarifas y Aranceles) estaba al alcance de la mano .

El TLC, firmado entre Canadá, Estados Unidos y México, que entrará en vigor el primero de enero, culminará dentro de 15 años en la más vasta zona de libre intercambio del mundo, con 360 millones de consumidores.

La Ronda Uruguay, por su lado, parece haber salido del callejón sin salida en las negociaciones de Bruselas, al término de las cuales Francia aceptó el compromiso agrícola mediante compensaciones en el seno de la Unión Europea, luego de importantes concesiones norteamericanas.

La importancia que Clinton concede a un acuerdo en el GATT tiene que ver con su opinión de que solo un aumento de las exportaciones puede permitir relanzar la economía norteamericana y crear empleos.

El único medio para una nación próspera de ser aún más rica es exportar, hallar nuevos clientes para sus productos y servicios , dijo.

Estados Unidos, prometió Clinton, no cederá en su esfuerzo de lograr un acuerdo y está dispuesto a dar su contribución . Alertó también en el sentido de que no aceptará un mal acuerdo, es decir, en el que solo su país haga concesiones.

Insistiremos para que las otras naciones hagan también su parte , dijo e hizo un llamado a todas las naciones del mundo para que aprovechen esta oportunidad y lleguen a un acuerdo la semana próxima, es decir, antes del 15 de diciembre.

En esta ocasión expirará un procedimiento que le permitirá a Clinton someter al Congreso un proyecto de ley en bloque, sin que el Legislativo pueda modificarlo.

De otro modo, no hay ninguna duda de que el acuerdo comercial será despedazado por el Congreso.

Para subrayar la importancia de una liberalización del comercio mundial, la firma de la ley de ratificación del TLC, en sí un acto banal, se realizó en medio de una gran ceremonia, en presencia de todos los parlamentarios que votaron a favor.

Clinton habló en el salón donde el presidente Harry Truman firmó, en 1949, el Tratado del Atlántico Norte, base de la OTAN. Un modo de subrayar que en la nueva era, en la que la seguridad depende más, según él, de la cantidad de sus exportaciones que de sus misiles nucleares, un acuedo en el GATT tendrá tanta importancia como la creación de la OTAN, al permitir, dijo, la creación de un orden económico mundial que aumente las posibilidades de paz mundial .

Países en desarrollo, perdedores con el Gatt Los países africanos serán los grandes perdedores cuando se concluya el acuerdo de comercio internacional del GATT, mientras que China y la Comunidad Europea podrían obtener grandes beneficios, declaró ayer una organización de caridad británica.

Christian Aid (Asistencia Cristiana) manifestó en un informe que el acuerdo que se negocia en las conversaciones sobre comercio internacional de la Ronda Uruguay empobrecerá todavía más a los países que ya son pobres y pidió que se compense a los seguros perdedores del tratado.

Los perdedores serán algunos de los países más pobres del mundo, muchos de los cuales pertenecen al Africa subsahariana , señaló. Agregó que los 69 estados de la convención de Lome serán los más afectados.

La Convención de Lome, que se firmó en 1975 y se renueva cada cinco años, regula la asistencia especial y la relación comercial entre la Comunidad Europea y países de Africa, el Caribe y el Pacífico (ACP), que son en su mayor parte ex colonias.

Christian Aid indicó que el Africa subsahariana sufrirá pérdidas debido a que la región no cuenta con una base industrial sólida y no puede aprovechar las ventajas de una mayor apertura de los mercados norteamericano y japonés.

Los productos agrícolas e industriales de las 69 naciones de la Convención de Lome, por otra parte, gozan de un acceso preferencial al mercado de la CE, ventaja que perderán al liberalizarse el comercio.

La organización Christian Aid, que financia unos 2.000 proyectos de desarrollo y asistencia en más de 70 países, sostuvo que la Comunidad Europea será, sin lugar a dudas, la gran triunfadora.

Se trata de una doble victoria, ya que gana tanto por el acceso a mercados como por la reducción de la carga de subsidios agrícolas .

Las cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos indican que, además de la CE, que obtendría beneficios comerciales por valor de 80.700 millones de dólares, China sería la nación que más ganaría con el acuerdo, que le aportaría 37.000 millones de dólares.

El continente africano perdería 2.600 millones de dólares. Solamente Indonesia, por otra parte, podría perder 1.900 millones de dólares en beneficios comerciales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.