SI PASAS POR SAN JUAN...

SI PASAS POR SAN JUAN...

Es un ritual diario. Con el caer de la tarde y ese rojo sol que golpea a dentelladas la alfombra verde formada por el Caribe, comienza un desfile alegre, romántico, plácido y muy contagioso. Van en parejas o en grupos. Unos tomados de la mano, otros conversando desprevenidamente. Atraviesan el único muelle acondicionado para los inmensos buques de turismo del Caribe y en los momentos más sofocantes la sombra de estas catedrales del mar los protegen de los rayos del ocaso.

09 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Otros se lanzan por las estrechas calles de adoquines, angostas aceras y coloniales casas de altos frentes adornados con ventanales de madera tallada, símbolo del Viejo San Juan, en Puerto Rico.

Para muchos, el paseo por este trozo del ayer sumergido en el presente, es suficiente para justificar largas travesías desde lejanas tierras del sur del continente o desde las saturadas playas de Miami.

A los turistas canadienses, estadounidenses y europeos los llevan bien temprano en la mañana o al caer de la tarde, para protegerlos de la canícula caribe. Fascinados, recorren el Castillo de San Cristóbal (gemelo del San Felipe de Cartagena), construido hace tres siglos por los españoles para defenderse de piratas y asaltantes ingleses y portugueses.

La brisa marina bambolea palmeras, mientras desde las alturas de esta mole de piedra se observan los contrastes de viejas casonas con amplios solares, a un lado, en tanto al frente se yerguen edificios de moderna arquitectura o se mecen colosales embarcaciones de turismo, verdaderos palacetes flotantes.

El paseo para los latinos es un tanto distinto. Después de largas caminatas se acomodan en acogedores y pequeños bares, discotecas, restaurantes o abrevaderos como muchos los llaman, donde empiezan verdaderas jornadas de goce y de nostalgia.

Daniel Santos, Tito Rodríguez, Felipe Pirela ponen el tono romántico. La Sonora Ponceña, Richy Rey, Tito Puente suministran la salsa. Las discotecas están repletas de melodías antillanas y caribes. Pero los turistas prefieren a los intérpretes locales, no solo por su fama. Es como ir a Buenos Aires y en vez de escuchar un tango en San Telmo pide uno una cumbia , razona un turista colombiano.

Sin embargo, la zona de rumba dura no está allí, se instala en la parte moderna de la ciudad con discotecas y salones de baile que acogen a cuanto danzarín de rock y música tropical se aparezca.

Desde el aire, asemeja un diminuto Manhattan, con enormes edificaciones y amplias y bien cuidadas avenidas. Es uno de los reflejos de la prosperidad y pujanza económica de este territorio latinoamericano que se vinculó a Estados Unidos bajo la curiosa figura de Estado Libre Asociado.

Es que aquí, en el Nuevo San Juan, ser cosmopolita es algo trascendental. El viajero ingresa en un mundo de grandes hoteles, tiendas elegantes y vida nocturna a los pies de las playas.

Allí las posibilidades de diversión están a merced de los turistas: 438 kilómetros de playas, muchas de ellas acondicionadas con servicios de duchas, guardarropas y bares restaurantes, opciones para bucear entre peces tropicales y luego ir a un concierto es tan normal, como pasear por jardines con más de dos mil variedades de plantas y en las noches, acabar la velada en un club nocturno.

Rumbo a la historia El Viejo San Juan es un museo viviente. Sus calles invitan a que se las recorra a pie, sin prisa, disfrutando de las tiendas y los lugares históricos. Los amantes de la música examinarán con placer la biblioteca con los manuscritos y cintas del famoso Pablo Casals, en el museo que lleva su nombre.

Este fiel testimonio de más de cuatro siglos de vida conserva, igualmente, la Casa del Callejón o un museo colonial; la iglesia de San José; la Casa Blanca, una gran estructura con una imponente vista a la bahía de San Juan; la Catedral construida en 1540, donde reposan los restos de Juan Ponce de León, conquistador de Puerto Rico, y las fortificaciones evocadoras de contiendas navales e historias de corsarios caribes.

Las atracciones culturales que enriquecen todo el país reflejan los sucesos históricos y las conquistas emprendidas por naciones europeas desde una fecha tan lejana 19 de noviembre de 1493 cuando Cristóbal Colón, en su segundo viaje al Nuevo Mundo, puso pie en la isla a la que llamó San Juan Bautista. A nombre de España, Colón tomó posesión del lugar poblado entonces por los indios taínos.

Diestros artesanos siguen creando a mano objetos de excelente calidad, con los mismos detalles minuciosos que les fueron transmitidos. Intrincadas tallas de aves, instrumentos musicales, tallas de madera que representan figuras religiosas creadas por los santeros del lugar, alfombras, objetos de cartón-piedra con colores brillantes, hamacas y mundillo, el delicado encaje de bolillo.

DATOS VITALES TRANSPORTE Bogotá-San Juan: US$ 432 ida y regreso, tarifa promocional vía Aces ALOJAMIENTO (sin impuesto) Hotel Condado Plaza: hab. sencilla US$ 255, hab. doble US$ 296. Incluye desayuno, impuestos y traslados al Viejo San Juan Hotel Hyatt Cerromar: hab. sencilla US$ 370, hab. doble US$ 370 Hotel Hyatt Dorado Beach: hab. sencilla US$ 505, hab. doble US$ 565 Hotel Radisson Normandie: hab. sencilla US$ 175, hab. doble US$ 175 Hotel Caribe Hilton: hab. sencilla US$ 170, hab. doble US$ 190

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.