ENERGÍA PARA EL GRAN TOLIMA HASTA EL 2005

ENERGÍA PARA EL GRAN TOLIMA HASTA EL 2005

El departamento del Tolima asegura el suministro de energía hasta finales de este siglo y primer quinquenio del siguiente. Una noticia que fue posible gracias a la construcción de la línea de transmisión La Mesa-Mirolindo. Localizada entre los departamentos de Cundinamarca y Tolima, este proyecto tuvo un costo de 7.600 millones de pesos financiados por la Financiera Eléctrica Nacional (Fen), con recursos provenientes del Eximbank del Japón y recursos propios de Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) y el Fondo Nacional de Proyectos de Desarrollo (Fonade).

09 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Es un proyecto que mejora la calidad del servicio y la confiabilidad del suministro de energía en la región y especialmente en Ibagué. Además, se beneficia el área de Santafé de Bogotá al disminuir la transferencia de su sistema por la línea Colegio-Flandes a 115 kilovoltios.

De esta manera, mediante la construcción de líneas de transmisión, ISA, una empresa industrial y comercial del Estado, busca mejorar la confiabilidad y aumentar la capacidad de transmisión del sistema eléctrico de todo el país, además de suplir los incrementos de la demanda de energía eléctrica en diferentes y apartadas regiones.

Este proyecto es la respuesta a la necesidad de suministro de energía en la región y especialmente en Ibagué. Además, se beneficia el área de Santafé de Bogotá al disminuir la transferencia de su sistema por la línea Colegio- Flandes a 115 kilovoltios.

La línea se energizará inicialmente a 115 kilovoltios desde la subestación La Mesa, utilizando para tal fin una subestación móvil y en 1995 se hará a 230 kilovoltios, una vez ISA ponga en servicio la subestación Mirolindo.

La línea de transmisión La Mesa-Mirolindo a 230 kilovoltios, posee una disposición vertical, estructuras metálicas autosoportadas con diseños normalizados y una longitud aproximada de 90 kilómetros, de los cuales 35 son en terreno montañoso y 55 en terreno plano.

La subestación se inicia en La Mesa, Cundinamarca, pasando por las poblaciones de Anapoima, Apulo, Tocaima, Jerusalén y Guataquí en este mismo departamento, por Piedras y Alvarado en el Tolima, tierras aptas para la ganadería y la agricultura tecnificada, hasta llegar a la subestación Mirolindo, en Ibagué.

Gestión ambiental Para la construcción de esta línea, ISA realizó el Estudio de Impacto Ambiental con el fín de analizar el efecto que sobre el medio ambiente y las comunidades tendría el proyecto.

Durante la construcción de éste se llevó a cabo un programa de rescate como contribución a la preservación del patrimonio arqueológico y cultural de la zona que permitió localizar 35 yacimientos.

Asimismo, se realizó un plan para la recuperación forestal que logró controlar los procesos erosivos, adelantar labores de recuperación, reposición de especies y revegetalización de taludes.

Además, se ejecutará un programa de electrificación rural para 120 familias de los municipios de Jerusalén y Tocaima al igual que la iluminación de un tramo de la vía pública del municipio de La Mesa, en Cundinamarca, con inversiones totales de 50 millones de pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.