GARCÍA-PEÑA BOYACENSE

GARCÍA-PEÑA BOYACENSE

La muerte de nuestro inolvidable amigo Roberto García-Peña hace que volvamos a repasar, en algo, el fructífero pasado. En primer término, Roberto tuvo dos grandes y sinceros afectos territoriales. Por su ciudad natal, la progresista Bucaramanga y por la tierra de su madre, la procera y tranquila Santa Rosa de Viterbo, donde pasó muchos años de su infancia y juventud. Además por Boyacá, ya que su compañera del alma fue la dignísima dama sogamoseña Rosita Archila. Con Roberto García-Peña estuvimos varias veces en la histórica Santa Rosa de Viterbo, cuna de agregios mandatarios, filósofos, escritores y políticos. Sentía Roberto una inmensa devoción por su pariente Carlos Arturo Torres Peña, verdadera gloria de las letras en América. Igualmente por su contemporáneo santarroseño el gran poeta colombiano Jorge Rojas. Gozaba García-Peña repasando la lujosa nómina de gentes importantes, orgullo de la historia colombiana, nacidos en Santa Rosa de Viterbo. Desde luego admiró también al genera

08 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Se vanagloriaba Roberto no sólo de su estirpe santandereana, sino de tener también sangre boyacense. A muchísimas personas nos honra también esta mezcla sanguínea. Mi madre de pura cepa boyacense y mi padre, nacido en Santa Rosa de Viterbo, pero por lo Vargas de origen santandereano. Nos era muy honroso que Roberto García-Peña nos catalogara como sus parientes, por ser tanto él como nosotros familiares del escritor y diplomático Carlos Arturo Torres Peña, tío de mi padre Gonzalo Vargas Torres.

Maravillosas fueron las innumerables páginas que García-Peña le dedicó no solamente a su segunda ciudad natal, como él llamaba a Santa Rosa de Viterbo, sino en general a nuestra gloriosa tierra boyacense. Y siempre se mostró interesado en todos sus problemas y cooperó notablemente en sus justas aspiraciones. Por eso en Boyacá se le recordará con profunda gratitud y muy sincero afecto. Especialmente también luchó por obras fundamentales de Santa Rosa de Viterbo y de ahí que su principal avenida haya sido bautizada con su ilustre nombre.

Desde estas nobles tierras de Boyacá queremos hacer llegar nuestra dolorida solidaridad a EL TIEMPO, a toda la familia Posada García-Peña, Pardo García-Peña, a todos sus sobrinos, en especial a Jaime García-Peña.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.