CAE COTIZACIÓN DE LOS BONOS VENEZOLANOS

CAE COTIZACIÓN DE LOS BONOS VENEZOLANOS

Los precios de la deuda venezolana cayeron bruscamente en el mercado secundario ayer, luego que el presidente electo Rafael Caldera dijo que los acreedores deberían reconsiderar aspectos de los pagos que hace el país debido a los bajos precios del petróleo. La elección Caldera como presidente de Venezuela sembró la inquietud en los mercados internacionales de la deuda y las emisiones venezolanas caían ayer en Nueva York.

07 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Durante la pasada semana el mercado ya había descontado el efecto de una posible victoria del veterano político venezolano, considerado como un elemento positivo desde el punto de vista de la estabilidad política de Venezuela.

Sin embargo, tras su elección, Caldera realizó una serie de declaraciones que crearon nerviosismo y una fuerte corriente vendedora en los mercados neoyorquinos de deuda.

Según Caldera, los bancos acreedores deberían plantearse una reconsideración de los aspectos del pago de la deuda ya que los precios del petróleo, uno de los principales productos de exportación de Venezuela, están tocando mínimos históricos.

Las afirmaciones realizadas por Caldera no fueron muy precisas pero sí lo suficientemente sólidas para crear inquietud y recelo entre los inversores sobre el impacto que su gobierno tendrá sobre los mercados.

Joe Boyle, director gerente de operaciones con la deuda latinoamericana en el Chase Manhattan Bank, dijo que no quedó claro a qué deuda se refería Caldera. Se ha referido a la renegociación varias veces, pero no ha precisado en el mercado de qué deuda se puede tratar .

Tras sólo conocerse la noticia, los bonos convertibles Brady de Venezuela cayeron hasta dos puntos porcentuales y tocaron un mínimo de cotización del 69 por ciento del valor nominal aunque, con el avance de la jornada, se recuperaron ligeramente.

Otra de las afirmaciones realizadas por Caldera ayer apuntaba a la posible supresión del Impuesto del Valor Agregado (IVA).

Según expertos consultados, la supresión del IVA tendría un efecto negativo sobre la economía venezolana ya que, cualquier otro tipo de impuesto que se cree no será jamás tan efectivo desde el punto de vista de la recaudación fiscal .

Las fuentes consultadas recordaron que las variables macroeconómicas venezolanas (un déficit fiscal calculado de más de 4.000 millones de dólares para 1994 y la inflación que cerrará 1993 sobre un 43 por ciento) no propician este tipo de cambios en el sistema fiscal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.