Elio Fiorucci, de ayer a hoy

Elio Fiorucci, de ayer a hoy

Elio Fiorucci dice que “non parla spagnolo”, pero no deja de hablar –en una extraña mezcla entre italiano y español– cuando algo lo apasiona.

04 de noviembre 2007 , 12:00 a.m.

La moda es, por supuesto, uno de los temas favoritos de este diseñador italiano de 72 años que en 1967 inauguró en Milán el primero de una larga cadena de almacenes a los que bautizó con su apellido y que lo convirtieron en uno de los grandes del mundo en los 70 y 80.

“Más que una tienda de ropa, Fiorucci era el sitio en el que se congregaban pintores, fotógrafos, músicos y artistas, y el lugar en donde los turistas tomaban más fotos. Era un ícono cultural”.

También era el sitio en donde se compraban los mejores bluyíns de la época, según la opinión de los expertos y, sobre todo, de clientas de la talla de Madonna y Lady Di que siempre los vestían.

El diseñador así lo recuerda: “A la princesa no la conocí, pero su secretaria nos buscaba para pedir los bluyíns que a ella le gustaban”.

Acto seguido, abre una revista en la que su rostro aparece al lado de Andy Warhol y Madonna durante una fiesta en Studio 54 de Nueva York; en compañía de Keith Haring, con quienes compartió varios proyectos gráficos, y con Jean Michel Basquiat, que lo invitó como productor en una película.

Para entonces el brillo de sus grandes ojos negros resulta imposible de ocultar. Lo mismo, una amplia sonrisa que le da un toque más amable a su rostro bonachón. Vestido de negro, con gafas de marco rojo y medias de lana de colores, su look es inconfundiblemente el de un italiano vinculado al mundo de la moda. Habló con EL TIEMPO en Bogotá, antes de viajar a Cartagena, de donde saldrá rumbo a su natal Italia.

¿Qué lo trajo ahora a nuestro país? Vengo invitado por Artesanías de Colombia como jurado a un concurso (ver recuadro) y para seguir conociendo a los artesanos colombianos que me parecen maravillosos.

¿Hay planes para trabajar con diseñadores nacionales? Represento una marca italiana llamada Coin, que es muy grande y busca proyectos interesantes. Estoy llevando varias propuestas.

¿Y qué ha conocido del trabajo de los diseñadores locales? Mucho de Hernán Zajar, algo de Adriana Santacruz, que me encantó, y me quedé con las ganas de conocer a Olga Piedrahíta.

¿Qué opina de la moda colombiana? Tienen ustedes mucho gusto y clase, además de creatividad. También los insumos. Faltan canales de distribución.

¿Y sobre la moda en el mundo? Está cambiando, ya no se busca la moda pura sino la masiva, y lo digo en el buen sentido de la palabra. Antes solo los ricos podían vestirse bien, hoy alguien en San Francisco o en la India, lo puede hacer. La moda dejó se ser un fenómeno elitista, ahora triunfan marcas como Zara, H&M o la italiana O.V.S.

¿No se sacrifica así la calidad del producto? De ninguna manera. A lo que me refiero es a prendas como por ejemplo las camisetas que hacemos en Love Therapy (su nueva marca) que son de excelente calidad, hechas en algodón y con lindo diseño. Una camisa como esa se la pone Angelina Jolie y así puede ir perfecta a los Premios Óscar, pero también una joven puede ir a bailar.

¿Antes de hablar de su nueva marca, qué pasó con Fiorucci? En el año 1998 la marca estaba pasando por un momento económico muy difícil y tuve que venderla a un grupo japonés llamado Edwin.

¿Cómo lo han hecho, les ha seguido la pista? Más o menos bien, pero la verdad no los sigo demasiado.

¿Siente nostalgia de ese pasado? Nostalgia nunca, soy un optimista con mucho planes para el futuro.

¿Y Love Therapy? La cree hace tres años y ya hemos crecido mucho. Tengo tienda en Italia y vendo en Rusia, Alemania y Bélgica.

¿Es similar al trabajo de diseño que hacía para Fiorucci? Nos destacamos por las camisetas, muy modernas y con diseño, y obviamente por los bluyíns.

¿Siguen siendo los mejores? Creo que sí. Tienen un toque especial que los hace irrepetibles. Yo veo desde lejos a una mujer y sé con seguridad si lleva mis pantalones.

¿Y cuál es el secreto? Cuando empezamos en Fiorucci sabíamos que teníamos excelente material, pero algo fallaba. Hasta que me enteré que uno de los cortadores de Valentino había salido de la marca y lo contraté. Así empezamos a hacer pantalones fabulosos. Los llamo ergonómicos, porque tienen un corte y tallaje especial que hacen lucir las piernas muy largas, adelgazan la silueta y hacen que todo quede en su lugar.

¿Y usted, por qué siempre se viste de oscuro? No creo que yo sea una persona para exhibirme, me gusta pasar desapercibido y el negro es una opción ideal. Creo que “el vestido es la escritura del estado de ánimo”.

Pero, por el contrario, sus diseños son llenos de color.

Eso es diferente. Yo diseño pensando en mujeres bellas, muy bellas, como la Angelina Jolie.

Su paso por Colombia Elio Fiorucci lleva una semana en el país y durante este tiempo ha estado en tres grandes eventos: El lunes pasado acompañó a la primera dama, Lina Moreno de Uribe, a visitas comunidades de artesanos en el Valle del Cauca, Caldas y Antioquia.

El jueves en la noche estuvo en el relanzamiento del concurso Traza Artesanal que Artesanías de Colombia realiza para apoyar a los diseñadores colombianos. En el transcurso de la semana se eligieron los cinco finalistas y en un año se nombrará el ganador.

Ayer participó como invitado especial en un desfile en el barrio Nelson Mandela, de Cartagena, en donde además conoció a los artesanos de la zona.

Hoy domingo regresa a Bogotá, desde donde tomará un avión rumbo a Europa.

En un mes, regresará a Suramérica, esta vez a concretar negocios en Brasil.

Momentos claves en su historia 1967. Apertura de la primera tienda Fiorucci en Milán (Italia).

1970. Elio Fiorucci revoluciona el mundo de la moda con sus nuevos y atrevidos bluyíns.

1975. Abre su primera tienda fuera de Italia, en Londres.

1976. Abre su primera tienda en Estados Unidos, en Nueva York en compañía de Andy Warhol.

1981. Se publica el libro ‘Fiorucci the Book’, con la historia de la marca.

1981. También el diseñador hace un trabajo especial para Walt Disney.

1983. Celebración de los 15 años de la marca en la discoteca Studio 54 de Nueva York.

1998. Elio Fiorucci vende su marca a un grupo japonés llamado Edwin.

2004. El diseñador crea una nueva marca llamada Love Therapy. Relanza sus bluyines a los que llama ergonómicos.

2005. El diseñador acepta la invitación de la marca H&M para hacer una colección especial de verano.

SUBEDITORA DE VIDA DE HOY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.