DOS ACUERDOS HISTÓRICOS

DOS ACUERDOS HISTÓRICOS

América Latina parece decidida a seguir el ejemplo que acaban de dar Estados Unidos, México y Canadá, al lograr a través de su Tratado de Libre Comercio, el bloque comercial más amplio y rico de la Tierra. Colombia por fortuna no se está quedando por fuera del nuevo tren de la historia del mundo, donde los bloques económicos y comerciales son fundamentales para poder competir en unos mercados cada vez más reñidos. Ya sabemos que los países europeos y asiáticos han constituido zonas de libre comercio unificadas. Nosotros no podíamos permanecer indiferentes. Durante este final de año, nuestro país ha negociado dos acuerdos comerciales de inmensa importancia. Se trata del Acuerdo de Libre Comercio con Chile, que firmaron ayer en Santiago los presidentes César Gaviria y Patricio Aylwin, y el denominado G-3, que concluyeron este fin de semana en Bogotá los ministros de Comercio Exterior de Colombia, México y Venezuela. Es el producto de dos años de intensas negociaciones, con la estrecha

07 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Mientras que con Chile alcanzamos un Tratado de Libre Comercio que nos integra a la nación latinoamericana de mayor crecimiento económico de la última década y que es señalada como el primer país latinoamericano que está próximo a lograr el nivel de desarrollo, el G-3 configura un bloque económico que sin duda alguna es el de mayor envergadura en América, después del NAFTA. Sumando los dos tratados, se abre para la producción colombiana un mercado ampliado superior a los 160 millones de habitantes cuyo Producto Interno Bruto es casi el 50 por ciento de todo el PIB latinoamericano.

También están en camino negociaciones con Centroamérica y los países caribeños, lo que permite ir configurando ya un mapa de integración que se aproxima a la mitad de la geografía hemisférica. En esta dirección, no solamente empieza a ser realidad el sueño integracionista del Libertador Simón Bolívar, sino que se realiza desde la profunda perspectiva de la integración económica, que es la base esencial de la moderna diplomacia, y de la convivencia entre las naciones en el mundo actual.

Si a lo anterior sumamos además las preferencias que tiene Colombia para sus productos en los mercados de los Estados Unidos y la Comunidad Europea, se concluye que en los últimos dos años se ha logrado verdaderamente insertar al país dentro de las grandes corrientes mundiales de comercio, no sólo para incrementar nuestras exportaciones, sino para atraer la inversión extranjera. Son fenómenos que sin duda dinamizarán nuestra economía, que ahora se hace más atractiva por el nuevo clima de paz que empieza a respirarse en Colombia.

El de la integración comercial con América Latina, será sin duda uno de los logros más importantes del Gobierno Gaviria. En buena hora se introdujeron las reformas institucionales necesarias para darle al comercio internacional una mayor preponderancia. El Presidente supo entender a tiempo que la verdadera diplomacia de hoy, es la diplomacia comercial. No es un logro de poca monta recibir un país con 30 millones de consumidores y entregarlo con un mercado ampliado e integrado por más de 180 millones.

El privilegiado acceso de Colombia a los mercados internacionales constituye una de las bases más importantes para asegurar el despegue económico del país hacia niveles de desarrollo superiores.

Más prosperidad y empleo aclimatarán la paz y afianzarán nuestra democracia. El país debe celebrar los dos pasos trascendentales que se han dado con Chile y México.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.