SE SACARON EL GORDO

SE SACARON EL GORDO

Son las ironías de la vida y del deporte. Y precisamente por eso, resulta más que un acto de justicia hacer el reconocimiento. Porque se trata de personas que, impulsadas por su pasión por el ciclismo y su fe en los jóvenes, tuvieron el atrevimiento de meterse la mano al bolsillo y respaldar un proceso que hoy recoge los frutos, en el justo momento en que por diversas circunstancias ya no estaban. Se trata de los directivos de Pinturas Rust Oleum, la multinacional estadounidense que durante los dos últimos años apoyó el proyecto de Asdrúbal El Brujo Salazar, sin duda el mejor experimento con ciclistas jóvenes en el país.

06 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Por esas situaciones que son difíciles de explicar y de entender, la vinculación de Rust Oleum con Salazar concluyó pocos días antes del comienzo de esta IX Vuelta del Porvenir-Pony Malta, con ocasión del Novato de Oro. Esa vez ganó Marlon Pérez, y ahora la corona le correspondió al caldense Hernán Darío Bonilla, ambos pupilos del Brujo .

La historia dirá que los honores de la competencia fueron para el Lotín-Lotería de Medellín, que alcanzó cinco de los seis títulos en disputa. Pero los libros no pueden cometer la equivocación de ignorar el nombre de Rust Oleum, un patrocinador al que las victorias le fueron esquivas, pero que merece un reconocimiento grandísimo por la labor que alcanzó a apoyar.

Detrás de este contundente vtriunfo de Bonilla, un corredor nacido en Supía (Caldas) pero hecho ciclísticamente en Medellín, también está otro anómimo. Se trata del técnico Gabriel Jaime Vélez, el verdadero soporte del proceso Asdrúbal . Porque es Vélez quien se dedica a mirar a los pelados, a buscar en los chequeos de Liga y a formarlos, para luego entregarlos a Salazar, quien los pone a rodar por las carreteras nacionales.

Un triunfo bueno para el ciclismo criollo, por donde se le mire, porque es la confirmación de las bondades del proceso. Este equipo antioqueño es el abanderado de la paciencia, la formación paso a paso, la paulatina superación de etapas, sin afanes. Aquí no cabe la improvisación, lo que queda reflejado en las tablas de posiciones.

A nivel individual, Bonilla demostró ser el mejor sin discusiones. Además, estuvo secundado por Jefferson Rivera (subcampeón), Marlon Pérez, Jorge Humberto Martínez, John Smith Taborda y Rosmen Sepúlveda, un grupo de muchachos que dejó entrever mucha calidad. Si continúan por esa senda, darán mucho de qué hablar.

Y es también el mejor espaldarazo a la gestión del gobernador paisa Juan Gómez Martínez y su mano derecha, Ramiro Valencia Cossio, que se sacaron el gordo y le imprimieron un nuevo aire a la actividad de la mano del regionalismo. Ya en la categoría rentada obtuvieron un premio con la corona de Carlos Mario Jaramillo en la Vuelta a Colombia, y ahora, con este título de Bonilla en la del Porvenir, no solo ratifican que tienen razón, sino que le abren espacio a las divisiones inferiores, sin duda la base de todo este proceso.

Con orden, con paciencia, con mucha visión para detectar los diamantes que andan en busca de quien los pula, este cuadro de entrenadores y ciclistas camina por una senda que debe depararles muchas satisfacciones más.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.