MÉXICO Y CHILE: OTROS DOS MERCADOS POR CONQUISTAR

MÉXICO Y CHILE: OTROS DOS MERCADOS POR CONQUISTAR

Hasta hoy, México y Chile significan poco para el comercio exterior colombiano. Pero con los acuerdos de complementación económica que están próximos a firmarse, la situación va a cambiar. Según cálculos del Gobierno, en los próximos tres años el comercio colombo-chileno y colombo-mexicano se podría triplicar. Pasaría de 430 millones de dólares a cerca de 1.300 millones.

06 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Precisamente, el hecho de que el intercambio con estos dos países sea tan incipiente, permite que una liberación comercial genere un rápido aumento del intercambio bilateral.

El comercio actual no sólo es pequeño, sino que está perdiendo dinamismo. Por ejemplo, el año pasado por los 9.170 millones de dólares de importaciones que realizó Chile, Colombia sólo participó en ese negocio con 104 millones de dólares; es decir, el 1,13 por ciento. La mitad de la participación que se registró en 1990.

Pero no sólo Colombia vende poco. A Chile tampoco le ha ido muy bien en nuestro mercado. De los 9.986 millones de dólares que logró exportar a todo el mundo durante el año pasado, sólo el 0,78 por ciento correspondieron al mercado colombiano (78 millones de dólares).

El acuerdo binacional, que será firmado hoy por los presidentes de Colombia, César Gaviria, y Chile, Patricio Aylwin, en Santiago, pretende dar un vuelco a este panorama.

Para ello, se acordó que a partir del primero de enero de 1994 se eliminarán los aranceles para el 40 por ciento del comercio actual binacional.

Los demás productos se liberarán en un período de cinco años, de tal manera que en 1999 la mayoría del universo arancelario quedará sin impuestos de importación.

Los únicos productos que no serán liberados son petróleo, carbón, algunos textiles y confecciones, varios productos petroquímicos, azúcar y manufacturas y autopartes de cobre, entre otros.

Una mayor tajada Si bien es cierto que el acuerdo comercial que firman Colombia y Chile es interesante para el sector empresarial colombiano, las mayores expectativas y temores están centradas en el convenio del G-3, que dejaron listo los ministros de comercio de México, Venezuela y Colombia el sábado pasado, después de una negociación que se prolongó durante 80 horas.

El acuerdo con México es más ambicioso, porque incluye temas como inversión, compras estatales y propiedad intelectual, que no se negociaron con Chile.

La balanza comercial con México ha dejado un saldo negativo para nuestro país en los últimos años. En 1990, Colombia compró productos mexicanos por 77 millones de dólares más de lo que ellos adquirieron aquí. Lo que preocupa, sin embargo, es que esa diferencia ha venido creciendo y que el año pasado superó los 100 millones.

El acuerdo a que se llegó en el Grupo de los Tres le abre, en forma inmediata, las puertas mexicanas al 62 por ciento de la oferta exportable colombiana.

Esa decisión podría permitir un equilibrio en la balanza comercial, si se tiene en cuenta que sólo el 17 por ciento de los productos mexicanos podrá entrar con cero arancel a nuestro mercado, una vez se ponga en vigencia el acuerdo.

Productos colombianos como textiles, confecciones y productos editoriales, que cada vez son más competitivos y que tienen buenas perspectivas en México, quedarán liberados de inmediato.

Aunque las prendas de vestir colombianas sólo participan con el 0,45 por ciento del mercado mexicano, teóricamente podrían llegar a abastecer el 58 por ciento, según cálculos del Ministerio de Comercio Exterior.

El efecto en esa actividad puede ser importante, si se tiene en cuenta que México compró el año pasado en el exterior prendas de vestir por 538 millones de dólares. De esta suma, Colombia sólo obtuvo una pequeña tajada de 2,4 millones de dólares.

Otro renglón con buenas perspectivas es el de productos editoriales, que también es uno de los más dinámicos. El año pasado logró exportaciones al país azteca por 20 millones de dólares.

Lo anterior implica que atendió el 5,33 por ciento de ese mercado, pero en el futuro podría pelear por el 35,17 por ciento.

Como puede verse, los productos colombianos apenas sí se notan en el comercio mexicano y su crecimiento futuro dependerá de la agresividad y competencia en calidad y precios frente a productos similares de otros países.

El acuerdo está hecho. Ahora sólo queda que el sector empresarial colombiano sea capaz de morder una mayor tajada de los más de 46.000 millones de dólares de las importaciones mexicanas. Hoy sólo participa con el 0,16 por ciento.

Pero no sólo se trata de vender más en ese mercado, sino de competir con calidad y precios, para que los productos mexicanos no desplacen los nacionales. RECUADROS MAC

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.