LUCHA ANTIBROCA: HAY QUE IR AL GRANO

LUCHA ANTIBROCA: HAY QUE IR AL GRANO

Con mingas o convites , los cafeteros de Risaralda y Tolima comenzaron a cortarle el vuelo a la broca. Los grupos antibroca creados por la Federación Nacional de Cafeteros y coordinados por el proyecto Profesor Yarumo, están aplicando la fórmula de repase y repele, eliminando la posibilidad de que algunos granos se queden en el suelo y se conviertan en nidos para la plaga.

06 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

De acuerdo con los resultados de las primeras evaluaciones sobre el control biológico y manual de la broca, el principal problema está en las fincas de más de 10 hectáreas, debido a que por su tamaño es muy difícil realizar una recolección minuciosa del grano, debido a la escasez de mano de obra.

El Profesor Yarumo advirtió sobre el grave riesgo que corren los recolectores de café de las fincas grandes, debido a la proliferación de insecticidas que están siendo aplicados para el control de la broca, motivados por las casas productoras de dichos químicos.

Según el plan antibroca de la Federación a través de la recolección manual y la propagación del hongo Bauveria, en las zonas donde se han seguido las instrucciones al pie de la letra, el porcentaje de infestación de la plaga se ha reducido considerablemente.

El programa incluye el otorgamiento del premio al cafetero que efectúa el mejor control en sus cafetales.

En los municipios de Balboa (Risaralda) y Líbano (Tolima) los pequeños cafeteros designaron a un productor para que se especialice en manejo de broca, a fin de que éste sirva de líder en la vereda.

En opinión de Yarumo, si se realiza el control integrado de la plaga y sin uso de químicos, la broca puede perder su capacidad destructora.

Alto riesgo Entre 1989 y hoy, la broca ha invadido 329.000 hectáreas de café en 11 departamentos productores, principalmente en Huila, Caldas, Valle, Risaralda, Quindío y Tolima.

Según el informe presentado en el pasado Congreso Nacional Cafetero, por el gerente de la Federación del ramo, Jorge Cárdenas Gutiérrez, los últimos estudios revelan que en la actualidad, 549.000 hectáreas (más de la mitad del área cafetera nacional) son de alto riesgo para la broca. Otras 431.000 hectáreas presentan riesgo medio, y sólo 39.000 tienen muy poca posibilidad de ser invadidas por el insecto.

Cárdenas dijo que el principal problema para el control de la broca es la escasez de recursos, porque contrario a lo que ocurrió con la roya que llegó en época de bonanza, la nueva plaga apareció en el país en medio de la crisis de los productores.

El dirigente cafetero dijo que el plan antibroca ha permitido capacitar a 1.530 líderes y se han erradicado 17.000 hectáreas de cafetales tradicionales infectados por el insecto. Durante 1993, se han invertido 11.500 millones de pesos en el control de la plaga.

De acuerdo con el informe técnico presentado en el Congreso Cafetero, en lo que va de 1993 se distribuyeron 58 toneladas de hongo bioinsecticida en las zonas productoras del grano, con el fin de masificar el control biológico de la broca.

También se consolidó la cría de avispas con la producción de 400 millones de estos insectos por parte de 19 firmas particulares que recibieron la semilla proveniente de las unidades de cría de Cenicafé.

Igualmente, con las universidades de Cornell y Purdue de Estados Unidos, se continuó el proyecto de investigación que tiene como objetivo hacer investigación genética para lograr la producción de un árbol de café resistente a la broca.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.