DÓNDE ESTÁN LOS ASESINOS DE GLORIA LARA

DÓNDE ESTÁN LOS ASESINOS DE GLORIA LARA

A raíz de la polémica desatada por el fallo de la Corte Constitucional que quebró la espalda a la ley antisecuestro promovida por la Fundación País Libre, caben algunas consideraciones al respecto. El 29 de noviembre se cumplieron 11 años del vil asesinato de Gloria Lara, hecho que estremeció hasta a los más indiferentes, por su crueldad y cobardía, acto en el cual se le quitó la vida a una dama de 44 años, con tres pequeños hijos, y quien se había dedicado al servicio de los menos favorecidos, después del más denigrante cautiverio desde junio 23 del mismo año.

06 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La odisea posterior la ha vivido la familia ante la imposibilidad de conformarse con que un delito tan repugnante quede impune, convencidos de que esta, la impunidad, es la madre de este flagelo. Pues bien, con la ley en la mano y en la mente, solitarios, hemos dado la batalla sin obtener el objetivo final, el castigo para quienes destruyeron, con sevicia y alevosía, una fructífera vida y alteraron para siempre el rumbo normal y tranquilo de la de todos los que la rodeábamos.

Sus verdugos fueron rápidamente capturados y, ante el peso de la evidencia, confesaron su atroz delito. Son ellos un congresista, una diputada a la asamblea departamental, un profesor universitario descrito por el jefe bandolero del M-19, Fayad, en ese entonces en la cárcel Modelo, como peligroso y con una capacidad de crueldad infinita, varios estudiantes y algunos delincuentes profesionales; todos impulsados por la codicia y la amargura.

Transcurrían los primeros meses del gobierno Betancur y la tolerancia estaba a la orden del día. Valiéndose de malabarismos mentales se vertió mucha tinta en defensa de los malhechores; finalmente, un juez superior contravino la decisión del de instrucción, y decretó la libertad de secuestradores y asesinos. Cuando el Tribunal Superior de Cundinamarca llamó a juicio por encontrar contraevidente el fallo del juez superior, éstos ya estaban en Europa con la bendición del gobierno que facilitó pasaportes y gestionó para que una organización internacional los acogiera bajo su ala protectora. Ni más ni menos, convirtieron a los prófugos en perseguidos políticos; diplomáticos colombianos observaban atónitos desfilar a estos sujetos a recoger correspondencia y mesadas para mantener su burla a la ley. Hoy, nada ha cambiado! Es por eso por lo que produce hilaridad la afirmación de que existen las herramientas para detener el secuestro sin necesidad de medidas drásticas cuando la misma guardia personal del Procurador estaba infiltrada por miembros de la banda de secuestradores más grande que tiene el país: las Farc.

Se dice, también, que no se pueden violar los derechos fundamentales de las personas por conveniencia pública, ignorando el hecho de que parte del jugoso beneficio de un secuestro es invertido en la ejecución de más secuestros, contribuyendo así a la violación, en cadena, de los mismos derechos de otras personas. Los bandoleros de las Farc, el ELN y grupos similares utilizan el producido de este lucrativo negocio para comprar armas y municiones y con ellas asesinar, amedrentar, boletear, secuestrar y destruir; en qué quedan las garantías constitucionales? Colombia ha sido cobarde al enfrentarse al delito. No quiere decir esto que las actituddes individuales de muchos ciudadanos, demasiados, que han derramado su sangre soldados, policías, ministros, políticos, jueces, periodistas, campesinos, etc. se puedan desconocer como actos de heroísmo.

Aquí asesinan a cerca de 28 mil personas por año, secuestran cerca de mil en el mismo período y se viola la ley a diestro y siniestro. No obstante, el establecimiento ha sido vacilante y ante un delito como el secuestro el pueblo inerme, con más de un millón de firmas, se ingenió su defensa. Esta es hoy letra muerta, como lo son más del 60 por ciento de las víctimas cuyas vidas son compradas.

La ley antisecuestro es copia de la italiana; entonces, será que en Roma, cuna del pensamiento legal, los derechos fundamentales del ciudadano son diferentes? En uno de sus apartes, dice el comunicado de la Corte, explicando el fallo: el Estado tiene los medios para combatir el secuestro, como los tiene para los demás delitos. Estos medios, en general, implican la investigación y el castigo de los criminales . Su afirmación invita a preguntar: Cuántos secuestradores hay en las cárceles? Cuántos procesos se han llevado a cabo por secuestro cuando se han cometido más de cinco mil en los últimos años? y, finalmente, después de 11 años, dónde están los asesinos de Gloria Lara?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.