MUROS QUE HABLAN

MUROS QUE HABLAN

Ellos, los muchachos de las barriadas, tienen mucho que decir. Pero su voz se ahoga en el caos citadino. Entonces hablan a través de los muros. Los visten de colores fuertes, de oscuras siluetas de edificios, de caras desfiguradas por la droga y el sida, de armas agazapadas en los callejones, de futbolistas con el uniforme de la Selección Colombia, de estudiantes sonrientes... Sus pinceladas están llenas de sueños, esperanzas, tristezas y realidades. EL TIEMPO recorrió algunas de esas calles. Estrechas, escondidas en la marginalidad y habitadas por gente común y corriente. En Bogotá están los grupos juveniles de Ciudad Bolívar y del suroriente que hacen colectas para comprar la pintura.

05 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

En Medellín, los grupos de rap y, también, Nicolás, un ex drogadicto de la comuna nororiental que camina por la ciudad dejando mensajes de esperanza nacidos de su pasado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.