MAÑANA DEJO DE BEBER

MAÑANA DEJO DE BEBER

Hijas, madres y esposas de distintas edades y condiciones sociales llegan cumplidamente a su cita de todas las semanas para desahogar la ira que les produce esa eterna promesa, jamás cumplida, de mañana dejo de beber . Entonces, qué debo hacer?, no le abro la puerta a mi marido cuando llega a las tres de la mañama? , pregunta una mujer que asiste por segunda vez al grupo. Otra responde con lo tontas que son por vivir pendientes de ellos. Pero qué hago, si mi niña de cuatro años no duerme hasta que él no llega?, mira por la ventana, lo espera y cuando él entra, lo abraza, le juega, lo besa. Además, me da pena con los vecinos, por el escándalo , responde la primera.

05 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Otra mujer llega tarde. Hace año y medio pertenece al grupo porque su hijo de 27 años no deja de beber. Es que dos de cada tres hijos de alcohólicos heredan la enfermedad, nueve de cada diez se casan con alcohólicos y el último desarrolla patrones emocionales propios del alcoholismo.

Estas cifras de Al-Anon, grupo de apoyo que coopera con Alcohólicos Anónimos para atender a los familiares de quienes tienen problemas con los tragos, muestran cómo la enfermedad trasciende a quien la padece y afecta a quienes la rodean.

Aun así, pocas familias saben que uno de sus miembros está enfermo. Creen que alcohólico es sólo aquel que bebe todos los días, que dura borracho la mayoría del tiempo y que está, tal vez , degenerado.

Según los miembros de Alcohólicos Anónimos, el alcoholismo es una enfermedad hereditaria. Un estudio del Ministerio de Salud muestra que los hijos de alcohólicos adoptados por no alcohólicos presentan aproximadamente cuatro veces mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad.

Y estos enfermos, aclaran en A.A., no son únicamente quienes la sociedad define como degenerados. Estos casos agudos representan exclusivamente el tres por ciento del total de alcohólicos en Colombia, según los estimativos de los grupos.

Muchas familias definen a su enfermo como el borracho de la casa, pero jamás como un alcohólico. En consecuencia, el problema no se identifica y tampoco se resuelve, explican.

Un alcohólico es, según estos grupos, aquella persona incapaz de dejar de beber una vez se toma la primera copa, que cambia de personalidad cuando está ebria, y, en general, cuando el trago afecta su forma de vida.

Una mujer que forma parte de Al-Anon desde hace seis años siempre creyó que era hija de un borracho y que su esposo tenía malos tragos. Ella, como sicóloga, pensó que su marido era sicópata. No consideró que fuera alcohólico. Después de todo, cuando estaba sobrio era un ser encantador, generoso, divertido y muy buen compañero, además, pues sólo bebía con los amigos y en reuniones sociales. A veces se demoraba en llegar a la casa. Me aburría lidiarle el guayabo, que siempre era moral, y las peleas y agresividades que lo sucedían .

Finalmente, una amiga le recomendó visitar Alcohólicos Anónimos, de allí llegó a Al-Anon y, dice ella, por fin encontró respuestas después de pedirles ayuda a muchos de sus colegas.

En primer lugar, entendió que ella era cómplice de esa relación porque protegía a su esposo, porque no dejaba que él asumiera las consecuencias de los problemas que le ocasionaban los tragos, porque lo disculpaba en las reuniones sociales, porque lo agredía y, en fin, porque nunca había entendido que su esposo estaba enfermo. Por otra parte, comprendió que su padre también era alcohólico y de allí la explicación a muchos de sus propios problemas.

Está comprobado que los hijos de alcohólicos presentan problemas emocionales y, por lo general, son tímidos, inseguros, con una autoestima muy baja, impulsivos, sufren depresiones sin un motivo aparente, tienen dificultades para tratar a los demás y son inestables, en la mayoría de los casos, en las relaciones de pareja.

Hoy, el padre y el ex esposo de la sicóloga son miembros de Alcohólicos Anónimos y ya dejaron de beber.

El alcohol y la familia Así como existen grupos de apoyo para las esposas, existen otros para los niños, adolescentes y adultos hijos de alcohólicos. Según explican en Al-Anon, los hijos reciben poco apoyo emocional porque la madre o el padre no alcohólicos viven en función del enfermo, de esperar que por fin hoy deje de beber y, frente a esta angustia, los hijos se acostumbran a no expresar los sentimientos y a desconfiar de las personas.

Según el estudio del Ministerio de Salud, a medida que aumenta el riesgo de alcoholismo, se incrementa el deterioro de las relaciones interfamiliares, y la evidencia clínica reconoce el área familiar como una de las más afectadas por el problema.

Por otra parte, se ha comprobado la coexistencia del problema de alcoholismo con la depresión clínica. La frecuencia de estar tranquilo disminuye a medida que el indicador de alcoholismo se incrementa. Trabajos de Al-Anon en colegios de todo el país indican que el 40 por ciento de los alumnos de secundaria son bebedores sociales y el cuatro por ciento de último año ya son alcohólicos, con un incremento considerable entre las mujeres.

Quienes asisten a estos grupos de apoyo sostienen que la única alternativa para el alcohólico es dejar el alcohol. Como dice la sicóloga miembro de Al-Anon, deja de beber o se muere bebiendo .

Dejar de beber Al-Anon sostiene que ellos le ofrecen una solución a los familiares de los alcohólicos porque al trabajar en grupo la catarsis es efectiva, todos hablamos el mismo idioma y eso fortalece , explican. En el mundo existen 40 mil grupos en 30 idiomas, 150 de los cuales están en Colombia, incluidos Alateen (adolescentes) y grupos para hijos adultos.

Algunas personas rechazan el tratamiento sicológico o siquiátrico como una solución a sus problemas.El siquiatra Felipe Quiroga explica que ambas alternativas pueden ser una solución y que los hijos de alcohólicos se hacen dependientes más rápidamente y con menos dosis que las demás personas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.