EL JILGUERO DE BARRANCA

EL JILGUERO DE BARRANCA

Sus silbos melódicos terminan atando, como si fueran cuerdas invisibles y mágicas, a quienes se detienen a escucharlo. Silbar canciones, lo que hace El Primo desde hace 35 años, se ha convertido en un bálsamo conciliador para el espíritu y para el corazón de muchos barranqueños. Es que los pulmones de El Primo , como es conocido Alvaro Muñoz en Barrancabermeja, parecen estar llenos de alegría y no de aire . Lo dicen quienes, sin darse cuenta y luego de escuchar una silbada, una serenata o un concierto, se han visto curados o reconfortados de sus preocupaciones diarias o de esos despechos tormentosos que amenazan con ahogar matrimonios y noviazgos.

05 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El repertorio, de unas 150 canciones tangos, valses, baladas, vallenatos, salsa, rancheras, fandangos, pasillos, bambucos, el Himno Nacional y hasta cuñas radiales, se ha convertido en la llave para abrirle las puertas del hogar a más de un barranqueño mujeriego.

Esta discoteca ambulante no necesita escaparate, como él mismo dice, pues la lleva en la cabeza. La destreza en la interpretación lo ha llevado por toda la comarca barranqueña y el primero de noviembre pasado lo puso en el Coliseo de Ferias de San Gil, del cual salió convertido en el Campeón de Silbo Melódico de Santander.

Ese día, El Primo volvió a hipnotizar al auditorio. Al terminar su presentación, durante la cual se hizo acompañar de la multitud, dejó silbando a las treinta mil personas que lo despidieron con un largo aplauso.

Una situación similar, aunque con menos público, le ocurrió en el parque El Salitre de Bogotá en 1992, con diez mil espectadores, y en la cárcel de Barrancabermeja, en donde los 200 presos se dieron cuenta de que silbar sí vale la pena.

Complacer a quienes me invitan a dar una serenata o un concierto me hace sentir libre, tan feliz como ellos, como la mirla que siempre quise ser , dice Alvaro mientras alterna su historia con las canciones que salen de sus labios, las mismas que atan al público como si fueran una piola mágica.

Pájaros y niños El Primo se inició en el desconocido deleite de silbar en Tamalameque (Cesar), su tierra, cuando tenía 10 años. Pero fue al llegar a Barrancabermeja, dos años después, cuando se dio cuenta de que silbar era tan grato como cantar, tañer una gaita o tocar un acordeón.

Los compañeros de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), en donde Alvaro trabaja como operario de mantenimiento, acogen tanto las tonadas que se pelean mañana y tarde los puestos del bus en el que El Primo va y viene de la petrolera.

Sin que haya terminado de acomodarse en el vehículo, alguien le pide, desde cualquier rincón, échese una, Primo . Entonces, el hombre achocolatado de 1,70 de estatura y 85 kilos de peso deja oír, indistintamente, El almirante Padilla , de Rafael Escalona; Pueblito viejo ; de José A. Morales; Boquita salá , de Francisco Galán...

Más que silbar, el secreto está en tener la melodía aquí encajada , dice El Primo con voz profunda, mientras se coloca el índice derecho en su sien.

Su talento y dedicación, pues la mayor parte del tiempo libre lo dedica a practicar, le han valido unos cuantos alumnos. Varios loros, mirlas y turpiales ya silban con destreza el Himno Nacional, Danubio Azul y El Polvorete , entre otras tonadas.

Por eso no es extraño que sus amigos y conocidos le digan, el día menos pensado: Primo, véndame un casete para enseñarle a mi pájaro a cantar como tú y, de paso, puede ser que alguno de los pelaos le guste y aprenda .

Así, Alvaro se da a la tarea de grabar en uno de los cuartos de la casa donde vive con su esposa Mariela Amaya y sus cuatro hijos y en su vieja grabadora las tonadas que luego vende a 3.200 pesos.

Su anhelo, sin embargo, es ir mucho más allá. Abrir una escuela, en donde pueda compartir el talento que Dios le dio con varios pájaros y niños. Algo así como un coro celestial, primo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.