QUIÉN DIJO QUE PELÉ ERA TERRÍCOLA

QUIÉN DIJO QUE PELÉ ERA TERRÍCOLA

Dicen que el lunes 23 de octubre de 1940, en la población de Tres Corazones, estado de Minas Gerais, en Brasil, en el hogar de Joao y Celeste, nació un robusto bebé que luego todo el mundo conocería como Pelé... Creo que ese dato es errado. No por la fecha, ni mucho menos por el nombre de los padres. Más bien, porque esa figura no parece haber nacido en el planeta Tierra. En Marte, en Júpiter o en Saturno, por eso no es terrícola.

05 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

O, al menos, no actuaba como terrícola en el campo de juego. Y ahora, convertido en un próspero hombre de negocios, menos.

Esa es la impresión que transmite el más grande jugador de fútbol de todos los tiempos y cuya vigencia, a pesar de haberse retirado hace 20 años, sigue intacta.

El jueves pasado, en Cali, en el espectacular Día de Fútbol que organizó Mario Alfonso Escobar y su Círculo de Cronistas del Valle, algunos pocos colombianos tuvimos la feliz ocasión de estar ahí cerquita. De conocerlo en vivo y en directo.

De intercambiar un par de conceptos. De buscar apresuradamente un fotógrafo para tener un recuerdo que adornará para siempre un rincón en la casa. De hallar cualquier pedazo de papel para el autógrafo. De verlo y ratificar que es de carne y hueso aunque, insisto, no parece terrícola.

Y no parece, porque a las 6 y media de la mañana del jueves, antes de abordar el jet del Grupo Santo Domingo, para viajar a Cali, ya había firmado 100 autógrafos a los técnicos y mecánicos de Helicol. Jamás, sin descomponerse. Siempre con una sonrisa para todos.

Luego, a la llegada al hotel Intercontinental, cuando apenas faltaban 5 minutos para las 8, salió airoso de su primer contacto con los aficionados, que lo querían tocar, que le pedían una firma. De nuevo y a pesar de que había viajado toda la noche desde Río de Janeiro a Bogotá, no se descompuso. Y sonrió para todos, en medio de los estrujones.

Durmió un rato. Y cuando sobre las 12 y media bajó, la avalancha casi se lo traga, a pesar de la protección policial. Más autógrafos, más fotos y más sonrisas. Nunca frunció el seño, a pesar de que la muchedumbre lo traía y llevaba de una lado para el otro.

Cuando finalmente logró ingresar al salón para el almuerzo, fue peor. Los camarógrafos y reporteros gráficos quemaron toda la película disponible. Los llamados de atención para que los invitados se sentaran y dejaran de acosar a Pelé, fueron infructuosos la primera media hora. Y Pelé, ahí, tranquilo, sereno, sencillo, sonriendo, amable: !qué personaje! A la salida, hora y media después, un tumulto parecido.

Y por la noche, durante la pomposa y original presentación de la ropa deportiva Umbro, llegó la apoteosis. Apareció en medio de las lindas porristas, en la mitad del escenario.

Durante dos o tres minutos, los 200 convidados nos pusimos de pie para aplaudirlo. Mil veces repitió gracias, lanzó besos y sonrió pleno de felicidad por el calor del público.

Al concluir la ceremonia, nuevamente se expuso al fervor de sus admiradores, que se le volcaron en cuerpo y alma para disfrutar de ese instante mágico de verlo de cerca. Muchos autógrafos e infinidad de fotos. Y él, de nuevo sonriendo. Desparramando simpatía. Transmitiendo un mensaje de paz y de alegría. Inmenso.

Como con el mismo imán que tenía cuando paraba el balón, continuaba atrayendo a todo el mundo. Muchos jóvenes de los presentes, nunca lo vieron jugar. Pero Pelé es Pelé y la gente guarda una imagen intachable del jugador y del hombre.

Y por la cantidad de compromisos comerciales que debe cumplir en el mundo entero, Pelé afronta casi que a diario el mismo reto. Los mismos empujones, repite miles de veces su autógrafo y todos se quieren tomar una foto con él. Pero sigue igual.

Por eso, es que no parece un terrícola...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.