LA APERTURA NO HA SIDO FAVORABLE PARA EL PAÍS

LA APERTURA NO HA SIDO FAVORABLE PARA EL PAÍS

Si hay algo que las propagandas de televisión le han dado a Andrés Velásquez, candidato presidencial por Causa Radical, es altura. Por eso, cuando llegó a su jefatura de campaña y abrió la puerta del salón donde EL TIEMPO avanzaba en la entrevista con su jefe de debate, Lucas Matéus, la sorpresa fue mayor. El Andrés Velásquez de voz ronca y palabras claras, el hombre que registra un inmenso carisma frente a las cámaras, a lo sumo mide 1,55 metros. A él le causa risa cuando la gente se sorprende con su figura. Y poco le importan las críticas que le hacen por no usar corbata (la víspera había cumplido 40 años y su asistente le entregó un par de regalos que le enviaron: dos corbatas).

05 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Tampoco se siente amilanado por ser hijo natural de una indígena kariña. Es más, cuenta que desde su nacimiento sobre una tumba ha tenido buena suerte: nació con mantilla (envuelto en una membrana de la placenta), cosa que la creencia popular identifica con buenos augurios para el recién nacido.

Andrés Velásquez, el electricista, el líder sindical y dos veces gobernador del estado Bolívar (el corazón de la industria siderúrgica venezolana), y quien puede ser el palo de las elecciones de hoy las distintas encuestas lo sitúan en el segundo lugar de la intención de voto habló con este diario sobre el rumbo que tomará la política bilateral, de llegar a Miraflores. De ser elegido presidente, que dirección le va a dar al proceso de integración con Colombia? Vamos a profundizarlo. Haciendo una integración de verdad verdad, con mutuo provecho. Todos nuestros acuerdos y convenios internacionales de integración deben ser de beneficio recíproco. No puede ser que unos se beneficien más que otros en el intercambio.

En el caso colombiano, específicamente, creemos que la integración tiene que ser para beneficio de los pueblos, y no exclusivamente para que unos sectores resulten favorecidos, como el de las finanzas.

La integración se da por vía aérea Caracas-Bogotá. Pero el beneficio que debe tener para la población no se está dando.

San Antonio (estado Táchira), por ejemplo, es una población por donde transita todo el comercio y los miles de millones que conlleva. Pero el estado de esa ciudad, como el de Cúcuta, es lamentable. De ahí que sea infame que estemos hablando de integración y las ciudades fronterizas no tengan la importancia e infraestructura que nos permitan mejorarles la calidad de vida a la gente.

La apertura que se ha venido dando en Venezuela, y no solo en términos de integración con Colombia sino con otras naciones, ha sido desfavorable para el país. Por ejemplo, no estamos preparados para el encuentro con países desarrollados. Allí, el proceso es desigual. Por eso, prefiriríamos comenzar por una integración gradual con nuestros vecinos más cercanos, así como con los países del Grupo Andino y de Latinoamérica, en general. De esa forma, podremos responder de acuerdo con nuestra capacidad productiva, que está muy lesionada en la actualidad.

Soy de los que cree, y sin ningún complejo lo digo, que el Estado debe, donde considere de interés y de beneficio para el país y su gente, aplicar las políticas de carácter especial, de protección, que sean necesarias y en las áreas que le interese desarrollar. Eso implicaría una revisión de los acuerdos bilaterales existentes con Colombia...

Pero nunca para desfavorecer ni desmejorar, siempre con miras a buscar mejoras para ambos países.

Sin árbitros Y cuál es su posición en cuanto al diferendo limítrofe? Hemos planteado que el golfo es de Venezuela, tal como ha sido hasta ahora conocido.

Considero que los dos países deben ponerse de acuerdo, por medio del diálogo directo, sin necesidad de un árbitro, para resolver la situación y, por encima de todo, la decisión en torno a eso debe ser tomada de manera pacífica, civilizada. Otro tema en la agenda bilateral es el de los indocumentados. Qué soluciones plantea Causa-R? Creo que hay que revisar esa política. Venezuela tiene que darle un tratamiento de mayor seriedad y coherencia al tema dentro de su política exterior. La entrada de ilegales colombianos a Venezuela debe ser corregida. Primero, terminando con la situación de ilegalidad en la que se encuentran y, segundo, con quien no se pueda arreglar el problema simplemente devolverlo a Colombia. Ese sería el último recurso? Sí. Pero es el primero que está aplicando el alcalde Aristóbulo Isturiz.

No, porque lo que él tiene es un problema con la buhonería (vendedores callejeros), que es un caso especial y muy terrible.

En Caracas, al hacerse el censo de buhoneros , aparecieron no solamente colombianos, sino también dominicanos y peruanos en situación de ilegalidad. Colombia, en cambio, es seria en eso. Incluso, si encuentra trabajadores venezolanos laborando en situación irregular, los devuelve al país, como debe ser. A usted quién le gustaría que fuera presidente de Colombia? Con quién cree que se entendería mejor? No me ponga en esos apuros...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.