COLOMBIA SIGUE SOLA

COLOMBIA SIGUE SOLA

Escobar murió pero el narcotráfico continúa. Y es eso lo que preocupa en Estados Unidos. De ahí que los periódicos coincidieran ayer en formular una pregunta: la desaparición de Pablo Escobar tendrá alguna repercusión en el tráfico de drogas? La respuesta: ninguna. Aquí nadie hace la diferencia entre narcotráfico y narcoterrorismo. Esas son sutilezas colombianas. Se recuerda, es verdad, que a Escobar se le atribuyen atentados y muertes de jueces, periodistas, policías y cientos de simples ciudadanos. Pero es como si se describiera una simple vendetta entre un Estado infiltrado de narcos y un grupo criminal.

04 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

En ningún momento se conecta esa lucha del país con los intereses de los ciudadanos aquí. Consumo y tráfico no hacen parte, para la prensa aquí, de una misma cadena: aquella que produce individuos como Escobar.

Por ello, es iluso pensar que la muerte de Escobar le dará puntos a Colombia en la opinión estadounidense. Su imagen no va a mejorar.

Fuera del mensaje del presidente Clinton los periódicos reprodujeron solo un párrafo no hay ningún reconocimiento a los sacrificios hechos en la guerra contra el cartel de Medellín.

Por el contrario, ayer, los diarios preguntan: qué va a pasar con el cartel de Cali? Y, curiosamente, vuelven las mismas imágenes evocadas antes contra el cartel de Medellín. The Wall Street Journal describe a Cali de una manera que recuerda artículos de prensa publicados sobre la capital paisa hace 10 o 15 años.

Un simple traslado de cifras Los responsables de la lucha contra el tráfico de drogas también trasladan a Cali las mismas cifras que citaron contra el cartel de Medellín. El cartel de Rodríguez Orejuela (es el nuevo boss) es ahora responsable, según ellos, del 80 por ciento del tráfico de droga hacia Estados Unidos.

Al Estado se le reconoce algún mérito? Uno: el de una victoria (la muerte de Escobar) en una larga guerra que, dicho entre líneas, nadie cree que esté ganando.

La prueba: se afirma que el cartel de Cali es la organización de traficantes más sofisticada del mundo; se multiplican los casos de infiltración al estilo de Guillermo Villa Alzate y The New York Times recuerda que Iván Urdinola seguía dirigiendo su organización desde la Cárcel Modelo...

Después del cartel de Medellín, el de Cali? Es lo único que interesa aquí. En Estados Unidos existe la idea de que hay que combatir el tráfico de cocaína y, ahora, de heroína. Esos son problemas de Colombia. Del consumo no se habla.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.