EDUARDO FREI TIENE UNA VENTAJA DE SÓLO 43 PUNTOS

EDUARDO FREI TIENE UNA VENTAJA DE SÓLO 43 PUNTOS

A solo una semana de las elecciones generales, el candidato presidencial oficialista Eduardo Frei supera por 43 puntos a su contendor derechista Arturo Alessandri, según una encuesta difundida ayer, lo que asegura la continuación de un gobierno de centro-izquierda. La consultora Cep-Adimark, de tendencia derechista, señaló que Frei obtuvo un 58.8 por ciento en una sondeo realizado en noviembre último, mientras su contendor Arturo Alessandri, que representa a los partidos de oposición derechista, tiene sólo un 15.7 por ciento de las preferencias.

04 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Los otros cuatro candidatos que compiten para las elecciones del próximo sábado 11 obtuvieron en conjunto un 16.4 por ciento de las preferencias.

El Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), de tendencia oficialista, coincide en que Frei superará ampliamente a Alessandri, lo que elimina la posibilidad de una segunda vuelta electoral, opción a la que apuestan los partidos opositores.

Esta encuesta arroja un 57.5 por ciento de votos para Frei y un 16.9 por ciento para Alessandri.

Ambas consultoras coinciden en señalar que los indecisos oscilan entre el nueve y el diez por ciento.

Cep-Adimark ubica en tercer lugar al candidato independiente Manfred Max Neef, con un 7.1 por ciento, mientras el CERC sitúa en esa ubicación al postulante comunista, el sacerdote Eugenio Pizarro, con un 4.1 por ciento.

A pesar de que Frei es el seguro ganador, aún se desconoce cuánto durará su mandato presidencial, que según la Constitución debe extenderse por ocho años.

Entre tanto, el candidato demócrata cristiano continúa su intensa campaña electoral, en la que se ha reforzado la propaganda destinada a obtener el máximo de diputados y senadores.

Una mayoría oficialista en el Congreso le permitiría a Frei la realización de modificaciones constitucionales, como la eliminación de los senadores designados, el retorno de la facultad presidencial para remover a los máximos jefes castrenses, y una reforma al actual sistema electoral, heredado de la pasada dictadura del general Augusto Pinochet.

El presidente Patricio Aylwin se vio imposibilitado de efectuar esas reformas porque no obtuvo mayoría absoluta en el Congreso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.